Publicado 24/09/2021 16:44CET

La Covid-19 impulso el mayor gasto registrado en Asistencia para el Desarrollo de Salud, aunque aún insuficiente

Archivo - Vacunación masiva contra el covid-19 (Foto de archivo).
Archivo - Vacunación masiva contra el covid-19 (Foto de archivo). - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio que rastrea el gasto mundial en salud observa que el pasado año se registro el mayor gasto en Asistencia para el Desarrollo de la Salud (DAH), que se destinó al COVID-19. Así, encuentra un gasto de 13,7 mil millones de dólares (11,6 millones de euros), lo que contribuyó a un aumento del 35,7% en el gasto de DAH en comparación con 2019. Este aumento sin precedentes en el gasto aún es insuficiente de lo que puede ser necesario para abordar la pandemia en países de ingresos bajos y medianos, con un estudio que sugiere un rango de 33 mil millones (28 mil milones de euros) a 62 mil millones de dólares (52 mil millones de euros) en diferentes escenarios.

"La pandemia de COVID-19 nos ha demostrado el valor de realizar un seguimiento del gasto en salud a nivel mundial y la importancia de comprender cómo el gasto cambia los resultados. La COVID-19 es una amenaza constante que ha cambiado drásticamente el panorama de la salud. Estos datos pueden informar las respuestas a la pandemia actual y ayudar a los tomadores de decisiones a tomar decisiones sobre cómo abordar los desafíos de salud futuros", ha señalado la doctora Angela Micah, profesora asistente del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud y autora principal del informe.

El informe anual Financing Global Health, elaborado por el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, también realizó un seguimiento del gasto de COVID-19 por región, que no siempre se alineó con la carga de la pandemia. La discrepancia en la región de América Latina y el Caribe fue más sorprendente.

En 2020, la región experimentó el 28,7% de las muertes por COVID-19 en todo el mundo, pero recibió solo el 5,2% de la asistencia para el desarrollo dirigida específicamente a las necesidades de la pandemia. África subsahariana recibió una porción mayor de DAH relacionada con COVID-19 que cualquier otra región, un patrón que se alinea con las tendencias históricas en el gasto de DAH.

El informe, que se ha publicado en 'The Lancet', encontró que la mayor parte de la financiación de DAH dirigida hacia COVID-19 era nueva financiación, en contraposición a la financiación reutilizada de otras áreas. Entre 2019 y 2020, la HAD para la malaria, el VIH/Sida y la tuberculosis disminuyó en un 2,2%, 3,4% y 5,5%, respectivamente. La financiación para la salud reproductiva y materna también disminuyó en un 6,8%, mientras que la financiación para enfermedades no transmisibles aumentó en un 4,7%.

Los datos muestran que la financiación para los enfoques de todo el sistema y el fortalecimiento del sistema de salud aumentó en un 8,8% entre 2019 y 2020. El gasto en preparación para una pandemia, un subconjunto del fortalecimiento del sistema de salud, representó aproximadamente el 1,5% del total de DAH en 2020.

"A pesar del hecho de que la DAH es una pequeña parte del gasto general en salud en todo el mundo, es vital para los países que dependen de ella. Se necesita un mayor crecimiento para garantizar que los países de bajos ingresos, donde DAH representa una cuarta parte de todo el gasto en salud, no se queden atrás, especialmente porque COVID-19 continúa impactando los sistemas de atención médica en todo el mundo", ha afirmado Micah.

El informe también incluye estimaciones del gasto total en salud para 204 países de 1995 a 2018 y escenarios futuros de gasto en salud para el período de 2019 a 2050. Si bien se estima que el gasto global en salud crecerá a 9,9 billones de dólares para 2030 y 14,4 billones de dólares para 2050, las previsiones muestran la persistencia de las disparidades mundiales. En 2018, el gasto por persona en los países de bajos ingresos fue de 35 dólares, o el 0,6% del gasto por persona en los entornos de altos ingresos. Para 2050, se prevé que ese número aumente a solo 46 dólares, o el 0,5% del gasto estimado por persona en los países de ingresos altos ese año.

Contador