Publicado 12/05/2021 14:07CET

Cocemfe lamenta que no se de prioridad en la vacunación a personas con discapacidad física y orgánica

Una persona recibe la vacuna de Moderna contra el Covid-19.
Una persona recibe la vacuna de Moderna contra el Covid-19. - Marta Fernández Jara - Europa Press

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE) ha lamentado que la Comisión de Salud Pública haya decidido incorporar en la Estrategia de Vacunación COVID-19 a nuevos colectivos vulnerables dejando fuera a personas con discapacidad física y orgánica que presentan mayor riesgo de contagio, desarrollar una COVID-19 grave, ver agravada su condición o elevar su riesgo de mortalidad.

"Desde COCEMFE saludamos que se haya acordado priorizar la vacunación a 'grandes dependientes de difícil accesibilidad, personas con autismo profundo, discapacidad intelectual o enfermedad mental severa', pero consideramos inconcebible que sigan quedando fuera personas de nuestro grupo social que la propia estrategia consideró desde el primer momento personas de mayor riesgo frente a la COVID-19", ha afirmado Anxo Queiruga, presidente de la entidad.

Es el caso, según la organización, de las personas con enfermedades neurológicas, ELA, enfermedades metabólicas, fibrosis quística, enfermedades respiratorias, cardiopatías, personas con esclerosis múltiple, con enfermedades reumatológicas, artritis, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y coagulopatías, así como las personas que no están trasplantadas, pero tienen enfermedades que en caso de contagio tienen un mayor riesgo.

"Hay personas con patologías que les hacen ser más vulnerables frente a la COVID-19 y el Gobierno no está garantizándoles la protección suficiente", ha señalado Queiruga, que reclama que "las instituciones escuchen a las personas con discapacidad física y orgánica y prioricen su vacunación, teniendo en cuenta que debido a su elevado riesgo llevan más de un año con miedo a salir a la calle y a cualquier contacto por culpa del coronavirus".

Cocemfe insiste, además, en dar prioridad al entorno de cuidados no profesionales de personas con discapacidad y/o situación de dependencia como familiares y convivientes, incluyendo a madres y padres de menores con discapacidad.

"Es una medida discriminatoria, que además implica un mayor riesgo y pone en peligro la continuidad de los cuidados de las personas más vulnerables de nuestro grupo social", ha afirmado el presidente de COCEMFE, Anxo Queiruga.

Además, Cocemfe hace hincapié en la necesidad de que la estrategia de vacunación tenga en cuenta no solo las condiciones de la persona, sino también su situación, es decir, el modo de vida que tiene la persona en cuestión y qué actividades tiene condicionadas por su discapacidad, como ocurre con los cuidados no profesionales.

En este sentido recuerdan que hay personas con mayor exposición al contagio debido a la frecuencia de visita a hospitales y centros sociosanitarios o personas con discapacidad física y orgánica que están experimentando un agravamiento del estado de salud general durante la pandemia debido al aplazamiento y retraso en citas, pruebas médicas y diagnósticos y a la falta de tratamientos.

Cocemfe insiste en la necesidad de trabajar conjuntamente con el Ministerio de Sanidad y se pone a su disposición para aportarle toda la información y colaboración que precise sobre los grupos más vulnerables ante la COVID-19 a los que representa.