Actualizado 30/04/2008 15:04:41 +00:00 CET

Científicos logran una explicación sencilla para la metástasis del cáncer

WASHINGTON, 30 Abr. (OTR/PRESS) -

La metástasis, la extensión del cáncer por el cuerpo, puede explicarse por el simple fenómeno de la fusión de una célula cancerosa con un leucocito en el tumor original, según han concluido investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, que consideran que este sencillo proceso puede poner en marcha los procesos de migración del cáncer a otras partes del organismo.

Esta investigación, publicada en el número de mayo de la revista Nature Reviews Cancer y recogida por otr/press, ha revelado que esta nueva forma híbrida de célula cancerosa y leucocito adapta la habilidad natural de los glóbulos blancos de la sangre para migrar por el organismo, mientras tiene lugar además el proceso incontrolado de división celular que propicia la célula cancerosa original. Se trata asi de una célula metastásica que, como si se tratase de un glóbulo blanco, puede migrar a través de los tejidos, entrar al sistema circulatorio y llegar a otros órganos.

"Se trata de una explicación unificada para la metástasis", declaró John Pawelek, investigador en el Departamento de Dermatología de la Escuela de Medicina de Yale y del Centro del Cáncer de Yale, responsable del estudio junto a otros colegas de esta universidad. "Aunque tenemos un vasto conocimiento del cáncer, los procesos que dan lugar a la metástasis seguían siendo un misterio", dijo.

TEORÍA DE LA FUSIÓN DEMOSTRADA

Esta 'teoría de la fusión' fue propuesta por primera vez a principios de los años 90 y atrajo el interés durante años de muchos científicos. Pawelek y su equipo han pasado varios años fusionando glóbulos blancos y células cancerosas. Estos híbridos experimentales resultaron metastásicos y letales cuando fueron implantados en ratones de laboratorio.

Además, comprobaron que algunas de las móleculas de estas células eran usadas para la metástasis originada de los glóbulos blancos, y esas moléculas eran las mismas que aquellas utilizadas para las células metastásicas en los cánceres en seres humanos. Pawelek y su equipo pudieron validar asi hallazgos previos de que la hibridación ocurre de forma natural en ratones y que el resultado es una matástasis del cáncer.

"Estudiando todo este proceso la conclusión es que la metástasis constituye viotualmente una nueva enfermedad implantada sobre la preexistente de las células cancerosas. Esperamos que esto abrá nuevas áreas para tratamientos basados en el proceso mismo de fusión", señaló.