Publicado 17/02/2022 16:21

Científicos identifican mecanismos asociados a la coagulación sanguínea grave por la COVID-19

Archivo - Una paciente realizando una donación de sangre en un hospital de Argentina durante la pandemia por COVID-19
Archivo - Una paciente realizando una donación de sangre en un hospital de Argentina durante la pandemia por COVID-19 - OMS - Archivo

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de investigadores estadounidenses ha identificado "anticuerpos rebeldes" que se correlacionan con la gravedad de la COVID-19 y pueden ayudar a explicar los mecanismos asociados a la coagulación sanguínea grave.

Tras estudiar muestras de sangre de 244 pacientes hospitalizados por COVID-19, encontraron anticuerpos antifosfolípidos circulantes, que pueden ser más comunes entre las personas con trastornos autoinmunes, como el lupus.

Sin embargo, estos "autoanticuerpos", que se dirigen a los propios órganos y sistemas de una persona, también pueden activarse en respuesta a infecciones víricas y activar otras respuestas inmunitarias.

En su trabajo, publicado en la revista científica 'Arthritis & Rheumatology', los científicos compararon las muestras de sangre con las de controles sanos y descubrieron que las muestras de COVID-19 contenían niveles más altos del anticuerpo IgG, que trabaja con otras células inmunitarias, como la IgM, para responder a las amenazas inmunitarias.

Los niveles más altos de IgG también se asociaron con la gravedad de la enfermedad de COVID-19, como en los pacientes que requerían asistencia respiratoria. Los investigadores observaron patrones similares, pero en menor medida, tras analizar muestras de sangre de 100 pacientes hospitalizados por sepsis, que puede dejar al organismo en estado de shock inflamatorio tras una infección bacteriana o vírica.

Las IgG ayudan a tender un puente entre las respuestas inmunitarias innata y adaptativa, un proceso que ayuda al organismo a reconocer, responder y recordar el peligro. En casos normales, estas características ayudan a proteger al organismo de enfermedades e infecciones. Sin embargo, en algunos casos, esta respuesta puede verse hiperextendida o alterada y exacerbar la enfermedad.

Un hallazgo único de este estudio es que cuando los investigadores eliminaron las IgG de las muestras de sangre de COVID-19, observaron que los indicadores moleculares de la "adherencia de los vasos sanguíneos" disminuían. Cuando añadieron estos mismos anticuerpos IgG a las muestras de control, observaron una respuesta inflamatoria de los vasos sanguíneos que puede conducir a la coagulación.

Dado que todos los órganos tienen vasos sanguíneos, los factores circulantes que conducen a la "pegajosidad" de los vasos sanguíneos sanos durante la COVID-19 pueden ayudar a explicar por qué el virus puede afectar a muchos órganos, incluidos el corazón, los pulmones y el cerebro. Una de las preguntas de este estudio fue la evaluación de los factores "ascendentes" implicados en la coagulación sanguínea y la inflamación graves entre las personas que padecen la COVID-19.

Los investigadores señalan que estudios futuros podrían explorar los beneficios potenciales del cribado de los pacientes con COVID-19 u otras formas de enfermedad grave para detectar los antifosfolípidos y otros autoanticuerpos y en puntos más tempranos de la infección.

Esto podría ayudar a identificar a los pacientes con riesgo de coagulación sanguínea extrema, inflamación vascular e insuficiencia respiratoria. Los estudios correspondientes podrían entonces evaluar los posibles beneficios de proporcionar a estos pacientes tratamientos para proteger los vasos sanguíneos o afinar el sistema inmunitario.