Actualizado 30/10/2020 11:27 CET

El Centro Europeo de Neurociencias denuncia las "trabas" de muchas familias en la recuperación de un ictus

Ignacio Zarazaga, un joven de 19 años que sufrió un ictus hace dos navidades
Los fundadores de CEN, Cristina Vázquez y José Lopez - CENTRO EUROPEO DE NEUROCIENCIAS

MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Centro Europeo de Neurociencias (CEN) ha señalado que a la hora de buscar la recuperación máxima de las personas que han sufrido ictus o algún otro daño cerebral, "muchas familias se encuentran con innumerables trabas y protocolos del sistema que limita sus esperanzas y su recuperación efectiva".

"A nosotros han llegado personas a las que, en sus centros de rehabilitación durante un año entero, no los han puesto a caminar ni una sola vez. Somos conscientes de que la terapia intensiva no es, lamentablemente, aún una práctica común en la neurorrehabilitación, y que implica ciertos gastos que muchas entidades no pueden asumir, pero de ahí a tener a los pacientes prácticamente postrados y, en su mayoría, sobremedicados, hay un trecho", señala José López Sánchez, cofundador y director técnico de CEN.

El centro pone como ejemplo a Ignacio Zarazaga, un joven de 19 años que sufrió un itcus hace dos navidades y al que daban primero por muerto y luego por vegetal. Cuando los signos vitales comenzaron a desmentir estas primeras hipótesis, lo condenaron a vivir postrado en silla de ruedas para el resto de su vida.

El primer día que llegó a CEN pudo caminar. La robótica y la tecnología, no obstante, han sido fundamentales para realizar estas prácticas en personas con muy poca masa muscular, como era el caso de Zarazaga, al que previamente lo habían tenido inmerso en tratamientos no intensivos sin muy significativos avances.

"A día de hoy, no solo puede caminar con ayuda, sino que es capaz de transferirse silo de su cama a la silla, de la que pretende desprenderse más pronto que tarde. Asimismo, gracias a la terapia intensiva, que en este caso fue de sesiones de seis horas diarias durante tres meses, recuperar la movilidad de su brazo derecho, también previamente desahuciado por otros terapeutas, tal y como explica el propio Zarazaga", argumentan.

"Después de varios años formándonos y trabajando en algunos de los mejores centros de neurorrehabilitación en el mundo, al regresar a España observamos que no existían centros donde practicar y conseguir los avances que habíamos experimentando en el extranjero mediante la terapia intensiva. Para nosotros se trata de ofrecer una segunda oportunidad de recuperar en lo máximo la normalidad perdida en las personas que han sufrido algún tipo de daño cerebral. Nos encantaría que esta práctica, que tantos beneficios presenta, se extienda por todo el país", ha afirmado Cristina Vázquez González, cofundadora y fisioterapeuta de CEN.

Contador