Carcedo niega que Sanidad fuera "moneda de cambio" entre PSOE y Podemos, aunque admite que salió en las negociaciones

Actualizado 29/07/2019 15:08:50 CET
La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en funciones, María Luisa Carcedo, a su llegada al Congreso de los Diputados para la segunda sesión del debate de investidura del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno.
La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en funciones, María Luisa Carcedo, a su llegada al Congreso de los Diputados para la segunda sesión del debate de investidura del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno.Óscar J.Barroso - Europa Press

MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

La ministra en funciones de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, ha rechazado este lunes que el ministerio que dirige fuera una "moneda de cambio" en las fracasadas negociaciones entre PSOE y Podemos para formar Gobierno, aunque ha admitido que esta área se incluyó en los diálogos entre ambas formaciones.

"No ha sido moneda de cambio. Ha sido una negociación en la búsqueda de un Gobierno de coalición, y ha habido posiciones de los dos partidos. Todas las áreas de Gobierno tienen su valor e interés, no son monedas de cambio. Ha habido varias áreas que han estado en la negociación. No hay más", ha enfatizado Carcedo en declaraciones a los medios tras la celebración de la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Preguntada acerca de la posibilidad de que no haya investidura en septiembre y, por tanto, se tengan que celebrar nuevas eleciones generales, la ministra ha pedido "responsabilidad" a todos los grupos. "Confiamos en que haya Gobierno, estamos trabajando en esa dirección, para que no perdure este bloqueo y nos avoque a la celebración de nuevas elecciones, en eso estamos empeñados. Este es un asunto que nos reclama a todos un ejercicio de responsabilidad para evitar que se produza, más aún teniendo en cuenta que no hay alternativa posible a un Gobierno del PSOE. Esta realidad innegable e incontrovertible debe ser tenida en cuenta por todos los grupos, y que cada uno haga un ejercicio de responsabilidad para evitar que haya que acudir a una nueva convocatoria electoral", ha reclamado.

Contador