Publicado 01/06/2021 13:45CET

Bristol Myers Squibb y Save the Children, unidos contra las desigualdades en etapas tempranas de la infancia

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

Bristol Myers Squibb y Save the Children han presentado su colaboración para reducir desigualdades en los niños y las niñas, en la etapa infantil hasta 6 años, así como para generar un impacto real en la población más vulnerable. De esta manera, los niños que participan en el programa desarrollarán habilidades físicas, psicosociales, emocionales y educativas, y contarán con atención psicoterapéutica.

Para poder causar un impacto y mejorar el desarrollo de los más pequeños, el programa 0-6 apuesta por un modelo de intervención en el que, a través del trabajo con distintos actores, se abordan cinco áreas prioritarias de trabajo: protección emocional y psicosocial, protección física, enseñanza y aprendizaje, progenitores y comunidades y liderazgo y gestión educativa.

Gracias a esta metodología, se pretende alcanzar el objetivo principal de este proyecto, pionero en su planteamiento, que es conseguir equidad educativa en los niños y niñas de 0-6 años que viven en riesgo de exclusión en España.

El proyecto se está desarrollando en el Centro de Recursos para la Infancia y la Adolescencia (CRIA) de Puerto Rubio (Puente de Vallecas) de Save the Children y se está atendiendo a 62 personas: 47 niños y niñas y 15 madres. Ha sido posible gracias a un equipo compuesto por dos educadoras familiares, un coordinador familiar y una psicóloga, así como al apoyo económico de Bristol Myers Squibb.

ANTECEDENTES Y EMERGENCIA SANITARIA COVID 19

La emergencia sanitaria de la Covid-19 ha agravado muchas de las dificultades existentes en las familias más vulnerables y ha afectado negativamente a la situación laboral y económica de muchas de ellas. Además, según datos de la ONG, la mayoría de los niños, niñas y adolescentes que atiende en España han experimentado algún problema de salud mental durante la emergencia sanitaria. S

Según una encuesta a padres, madres y otros cuidadores publicada el pasado mes, un 55% de los niños, niñas y adolescentes han tenido cambios negativos en su estado emocional como consecuencia de la pandemia. Los más frecuentes son el estrés o el nerviosismo, la ansiedad y el miedo.

Andrés Conde Solé, director general de Save the Children considera que "si no actuamos, el 80% de los niños y las niñas que viven en situación de pobreza hoy serán adultos pobres. Hay evidencias de experiencias exitosas a nivel internacional que muestran que implementando las medidas adecuadas se puede erradicar la pobreza infantil. Para ello, es fundamental atender en edades tempranas y contar con el compromiso del conjunto de la sociedad. Bristol Myers Squibb es un gran ejemplo de la importancia de trabajar de la mano con otras compañías comprometidas para lograrlo".

Por su parte, Roberto Úrbez, vicepresidente Europeo y Director General de Bristol Myers Squibb en España y Portugal ha afirmado que "para BMS luchar contra las desigualdades en materia de salud es una prioridad. Creemos que la colaboración a través de alianzas estratégicas con entidades expertas como Save the Children es una de las vías para mejorar la situación de los colectivos vulnerables".

"Es un orgullo poder contribuir a que niños en una etapa tan crítica como la infantil hayan podido desarrollarse y adquirir competencias propias de su edad que les faciliten, tanto a ellos como a sus familias, un futuro mejor" añade Roberto.

El programa está enfocado siguiendo la estrategia 'Educación Viva', una metodología pedagógica, propia de Save the Children, que trabaja a partir de las necesidades, ritmos, deseos internos e intereses de los niños, ajustándose así a cada situación y contexto educativo concreto.

En palabras de Diego González, responsable de Programas de Lucha contra la Pobreza de Save the Children, "esta mirada pedagógica de aplicación universal busca conectar a los niños y las niñas con todo su potencial creativo innato y empoderar a la persona adulta referente en su rol de cuidadora. Mientras, nos encargamos de potenciar en ellos el aprendizaje, la autoestima, la autonomía y el respeto hacia los demás y el entorno".

Asimismo, ha apuntillado que el programa pretende incorporar a las familias y dotarlas de capacidades que pueden replicar en sus casas. "No podemos olvidar que la piedra angular y principal responsable del bienestar emocional de los infantes es la familia o, en su defecto, las personas adultas referentes. Tener esto en cuenta es parte de nuestro elemento diferenciador puesto que trabajamos con un enfoque integral que va desde los niños, hasta las familias, profesores e instituciones de interés como centros de salud o servicios sociales", explica.

Contador