La Asociación Española de Pediatría lanza un estudio para mejorar la calidad ambiental en la infancia

Actualizado 21/05/2007 16:15:18 CET
-

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Española de Pediatría (AEP) ha lanzado una encuesta para pediatras sobre salud medioambiental que permita establecer medidas para mejorar la calidad ambiental en la infancia, dadas las alteraciones físicas y psicológicas que provoca, según explicó hoy la propia entidad en un comunicado. Los profesionales tendrán hasta el 30 de junio para completar los formularios, si bien no hay una fecha prevista para conocer los primeros resultados.

Asma, diabetes, trastornos en el desarrollo sexual, cáncer, autismo, trastornos en el aprendizaje, obesidad o malformaciones son enfermedades con una alta y creciente prevalencia en la población infantil. Según afirmó el coordinador del estudio y miembro del Comité de Salud Medioambiental de la AEP, Juan Antonio Ortega, los niños representan el "colectivo de mayor riesgo" ante las agresiones ambientales, de ahí que los pediatras tengan un papel "fundamental" para reducir la degradación medioambiental y mejorar la calidad de vida de los niños.

Por otro lado, dicho experto también señaló que el tabaco sigue siendo uno de los principales contaminantes, tanto de forma activa como pasiva, y genera enfermedades en cada una de las tres etapas pediátricas (fetal, infantil y juvenil).

Junto a este factor, se han identificado otros factores ambientales de riesgo para la infancia como las emisiones atmosféricas de contaminantes industriales, contaminantes alimentarios, los pesticidas, el humo de los motores, la calidad de las aguas de bebida, los ruidos fuertes y las líneas eléctricas de alto voltaje, entre otros.

Asimismo, el doctor Ortega destacó que el hogar y la escuela también son "lugares de riesgo", ya que existen edificios escolares de más de 50 años constituyen lugares de riesgo, sobre todo aquellos construidos con materiales como asbestos, amianto y otros materiales perjudiciales para la salud. El hecho de que además muchos de ellos estén junto autopistas o carreteras o ubicados cerca de polígonos industriales acrecienta ese riesgo.

Por otro lado, en el hogar se han detectado también factores ambientales que pueden perjudicar al niño, sobre todo a los lactantes y aquellos que empiezan a caminar, como las alfombras, los muebles nuevos o los compuestos orgánicos volátiles.