La Asociación Española de Cirujanos recalca la importancia del consentimiento informado en la práctica asistencial

Archivo - Imagen de archivo de un paciente firmando un documento de consentimiento informado.
Archivo - Imagen de archivo de un paciente firmando un documento de consentimiento informado. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ROSTISLAV_SEDLACEK
Publicado: jueves, 16 mayo 2024 10:45

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Española de Cirujanos (AEC) ha puesto en marcha diferentes acciones para hacer énfasis a los especialistas en Cirugía General y Digestiva sobre la importancia del consentimiento informado en la práctica asistencial y en la seguridad de los pacientes.

Para la Asociación, se deben seguir impulsando estas materias tanto en los estudios de Medicina como en el periodo MIR. En este sentido, añade que hay referencias que consideran el consentimiento informado como un factor clave en la formación de todo cirujano; incluso se ha incluido en grupos de trabajo de habilidades no técnicas o interpersonales, como la empatía o la comunicación de noticias.

Por otro lado, la Asociación señala que el consentimiento informado no se limita a la firma de un documento para que tenga validez legal. Aquí, el secretario de la Sección de Calidad, Seguridad del Paciente y Gestión Clínica de la AEC, Roger Cabezali, señala que "es imprescindible considerar que el consentimiento informado es un proceso formado por dos elementos importantes: la comunicación verbal y la firma del documento en sí".

En primer lugar, la AEC afirma que la comunicación verbal es el elemento fundamental sobre el que se basa toda la relación médico/paciente, ya que en este punto el cirujano aporta información al paciente, de forma adecuada (veraz, ajustada a su situación), para que el paciente pueda hacer lo que considere oportuno, haciendo ejercicio de su autonomía, es decir, de su capacidad de tomar la decisión que mejor considere.

"En este sentido la toma de decisión es compartida y hay que ayudar al paciente a mejorar su salud y seguridad. Cada vez somos más conscientes de que el paciente está en el centro de nuestra actividad y es un sujeto activo para decidir", ha manifestado Cabezali.

Según la AEC, el segundo elemento de este proceso es el documento firmado, que "no debe interpretarse como instrumento de medicina defensiva sino como la constatación por escrito de aquello que se ha explicado verbalmente, con carácter previo".

El doctor Cabezali señala que además de la firma, "hay que dar una copia al paciente para que lo pueda leer tranquilamente y plantear posteriormente dudas, si las tiene, o revocar el consentimiento". De hecho, en la Ley 41/2002 de Autonomía del Paciente se recoge que el consentimiento será verbal por regla general y se presentará por escrito, entre otras situaciones, en los procedimientos quirúrgicos programados.

LA APLICACIÓN PRÁCTICA DEL CONSENTIMIENTO INFORMADO

Para la AEC, otro aspecto relevante a considerar es cómo llevar a cabo el proceso de consentimiento informado (comunicación verbal, reflexión con el paciente y toma de decisión), contando con la carga asistencial que se pueda tener.

Para ello, recuerda que se han elaborado una serie de recursos encaminados a poder dar mejor esa información a los pacientes, como "folletos informativos o códigos QR para su posterior consulta", asegura Cabezali.

La incorporación de nueva tecnología en la actividad diaria de los cirujanos supone también un reto en el terreno del consentimiento informado por la regulación o evidencia científica que la avale, destaca la Asoicación.

Finalmente, "hay que plantear hacer partícipes a las asociaciones de pacientes en la elaboración de estos documentos para que se ajusten más a la comprensión y las expectativas que tienen" manifiesta. Además, "la experiencia demuestra que los pacientes bien informados tienen expectativas más realistas de su procedimiento quirúrgico y sus riesgos, y estarán así más satisfechos", concluye Cabezali.

Contador