Publicado 02/10/2020 14:48CET

Alertan de que el RD que permite contratar a profesionales sanitarios no mejorará el gravísimo déficit de enfermeras

Personal sanitario del Hospital Clínico San Carlos de la Comunidad de Madrid aplaude durante la primera protesta de la desescalada con concentraciones en hospitales y centros de salud. Los sanitarios se han manifestado en esta ocasión no para recibir apla
Personal sanitario del Hospital Clínico San Carlos de la Comunidad de Madrid aplaude durante la primera protesta de la desescalada con concentraciones en hospitales y centros de salud. Los sanitarios se han manifestado en esta ocasión no para recibir apla - Ricardo Rubio - Europa Press - Archivo

MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General de Enfermería ha manifestado su indignación con real decreto ley sobre medidas urgentes en materia de recursos humanos en el Sistema Nacional de Salud, que abre la puerta a la contratación por parte de la CCAA de 10.000 facultativos sin especialidad o no comunitarios para luchar contra la Covid-19, al considerar que "no va a mejorar el gravísimo problema de déficit de enfermeras que sufre España, agudizado por la pandemia".

Asimismo, lamentan que esta nueva norma se haya desarrollado "sin escuchar ni tener en cuenta" a las profesiones sanitarias que "son quienes están luchando contra el COVID-19 en hospitales y centros de salud" y, por tanto, "se aprueba a espaldas de quienes están poniendo freno a la pandemia". De haberlo hecho, se habría tenido en cuenta el punto de vista cuantitativo y cualitativo del perfil profesional enfermero. Al no haber sido así, señalan que "se trata de una norma abocada al fracaso".

"Ninguna de las medidas incluidas en esta norma va a suponer solución alguna para el problema de recursos humanos al que se enfrenta la Sanidad española", alañaden. Respecto a la contratación de nuevos profesionales sin título de especialista o profesionales extracomunitarios con algún trámite pendiente para la homologación de su título, se trata de medidas que van a tener mínima incidencia en la profesión enfermera. Ya que, a diferencia de los médicos, "todas las enfermeras que se presentaron a las plazas de formación de especialistas y no consiguieron plaza ya están ejerciendo como enfermeras generalistas".

El decreto ley también permite la posibilidad de que las comunidades autónomas muevan al personal estatutario a otras unidades asistenciales dentro del mismo hospital, de los hospitales a los centros de Atención Primaria y viceversa o a hospitales de campaña, si las necesidades lo demandan.

Aunque esta medida sí podría tener más relevancia para la profesión enfermera, "cabe señalar que la libre movilidad interna dentro de los hospitales es un mal endémico que nuestra profesión lleva décadas sufriendo". Por otra parte, añaden, "el trasvase forzoso de enfermeras del hospital a la Primaria supone dejar descubiertas las necesidades en los hospitales. Las enfermeras no pueden multiplicarse de la noche a la mañana y no sobran en ningún ámbito de la atención sanitaria. No puede haber déficit de enfermeras en unidades de hospitalización donde su labor es crucial para la supervivencia del paciente".

Contador

Para leer más