Estudio en ratones

Un protista intestinal podría proteger de infecciones bacterianas

Laboratorio, investigación
PIXABAY
Publicado 07/10/2016 7:13:45CET

   MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Aunque las bacterias son a menudo estrellas del microbioma intestinal, la investigación emergente representa un panorama más complejo, en el que microorganismos de diferentes reinos de la vida están trabajando activamente juntos o luchando unos contra otros. En un estudio que se publica este jueves en 'Cell', los científicos revelan un ejemplo: un protista recién descubierto que protege a sus ratones huésped de infecciones bacterianas intestinales.

   "Este fue un hallazgo casual, pero importante", subraya el autor principal, Miriam Merad, profesora de Ciencias y de Medicina Oncológica en la Escuela de Medicina Icahn en el Monte Sinaí, en Nueva York, Estados Unidos. "Este estudio demuestra lo importante que es ir más allá de las bacterias cuando se estudia el microbioma", agrega.

   Los investigadores hicieron el descubrimiento cuando se dieron cuenta de que los ratones que habían sido criados en sus propias instalaciones tenían un mayor número de células inmunes en el intestino que los ratones comprados a un proveedor externo. El estudiante graduado Aleksey Chudnovskiy, el primer autor del estudio, junto con el estudiante postdoctoral Arthur Mortha, decidieron averiguar por qué sucedía.

   Cuando realizaron una limpieza intestinal en los dos grupos de ratones, se sorprendieron al encontrar que los roedores criados en la instalación de Monte Sinaí tenían protozoos flagelados viviendo en sus intestinos. La secuenciación del ADN reveló que el microorganismo era un nuevo parásito protozoario, al que llamaron 'Tritrichomonas musculis' ('T. Mu').

INCREMENTA LAS CÉLULAS INMUNES EN EL INTESTINO

   Otras investigaciones mostraron que cuando se dio este protista a los ratones que no lo tenían, ellos también registraron un aumento en el número de células inmunes en sus intestinos y un incremento de las citoquinas inflamatorias. Al investigar el mecanismo subyacente, encontraron que 'T. Mu' activa el inflamasoma en las células epiteliales del intestino de los ratones, que a su vez dieron lugar a la activación de las citoquinas. También consideraron que eran necesarias las células dendríticas para inducir la inflamación.

   Para determinar si la colonización de 'T. Mu' en el intestino afectó a la capacidad de los ratones para luchar contra la infección, los investigadores infectaron ratones con 'Salmonella' y encontraron que los animales que tenían 'T. Mu' como parte de su microbioma eran muy resistentes a la infección por Salmonella. "El efecto protector de esta especie es muy sorprendente", dice Chudnovskiy.

   Los científicos identificaron que 'T. Mu' era un ortólogo de 'Dientamoeba fragilis', un parásito que se encuentra en los intestinos de muchos seres humanos, pero los investigadores no saben si 'D. Fragilis' también tiene un efecto protector. Por ello, es algo que planean estudiar.

   "La gente de los países industrializados que viajan a países emergentes son más susceptibles a la infección intestinal que la población indígena", explica Merad. "Es posible que los protistas, los cuales se sabe que son comunes en los países emergentes, contribuyen al efecto de protección contra las infecciones de patógenos intestinales", argumenta.

   Y añade: "La lucha contra los patógenos determinó la supervivencia de la especie humana y las personas con sistemas inmunológicos más fuertes son los que sobrevivieron. Es probable que el microbioma sea una gran parte del proceso evolutivo. Por lo tanto, identificar a aquellos comensales que confieren resistencia inmune en las comunidades expuestas debería ayudar a identificar nuevas terapias".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter