Un investigación lo confirma

El 'paciente cero' culpado de propagar el VIH nunca existió, se lo inventó la prensa

Condón, sida, vih, preservativo
GETTY
Publicado 27/10/2016 7:07:44CET

   MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Una combinación de investigación histórica y genética revela el error y el bombo publicitario que llevó a la acuñación del término 'paciente cero' y el hecho de culpar a un hombre de la propagación del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) a través de América del Norte.

   Este estudio demuestra que un auxiliar de vuelo que llegó a ser conocido como el epicentro humano de la crisis estadounidense de sida de la década de los ochenta y la primera persona en ser etiquetada como el 'paciente cero' de cualquier epidemia era simplemente uno de los muchos miles de infectados en los años antes de que el VIH se conociera.

   La investigación, realizada por un historiador de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y pruebas genéticas de décadas de antigüedad de muestras de sangre por un equipo de científicos estadounidenses ha demostrado que Gaëtan Dugas, un homosexual francocanadiense póstumamente culpado por los medios de propagar el VIH a través de América del Norte, no fue el 'paciente cero' de la epidemia.

   De hecho, el trabajo del doctor Richard McKay, investigador del Departamento de Historia y Filosofía de la Ciencia del Wellcome Trust de Cambridge, revela cómo el término 'paciente cero' -que se utiliza todavía hoy en día en la cobertura de prensa de los brotes desde el Ébola a la gripe porcina para describir el primer caso conocido-- fue creado sin querer en los primeros años de la investigación del sida.

   Antes de morir, Dugas proporcionó a los investigadores una cantidad significativa de información personal para ayudar con los estudios para determinar si el sida era causado por un agente de transmisión sexual. La investigación de McKay sugiere que esto, combinado con la confusión entre una letra y un número, contribuyó a la invención del 'paciente cero' y la difamación mundial de Dugas.

   El trabajo de McKay ha añadido información contextual importante al último estudio, dirigido por el doctor Michael Worobey, de la Universidad de Arizona, en Estados Unidos, y publicado este miércoles en la revista 'Nature', que ha comparado un nuevo análisis de sangre de Dugas con otras ocho muestras de suero archivadas que datan de finales de 1970.

   A principios de 1982 surgieron informes de vínculos sexuales históricos entre varios hombres homosexuales con sida en Los Ángeles y los investigadores de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) realizaron una investigación para entrevistar a estos hombres por los nombres de sus contactos sexuales.

DE PACIENTE FUERA (OUT) DE CALIFORNIA A PACIENTE CERO

   Descubrieron más conexiones en el sur de California, pero una conexión fue nombrada varias veces a pesar de que no residía en el estado: 'Caso 057', un empleado de una aerolínea que había viajado mucho. Los investigadores encontraron que sus contactos sexuales incluían hombres en la ciudad de Nueva York y algunos de sus parejas sexuales desarrollaron síntomas del sida después de que los tuviera él.

   Los investigadores del CDC emplearon un sistema de codificación para identificar a los pacientes del estudio, enumerando los casos de cada ciudad vinculados al grupo en la secuencia en la que aparecieron sus síntomas (LA 1, La 2, Nueva York 1, Nueva York 2, etcétera). Sin embargo, dentro de CDC, 'Caso 057' se hizo conocido como 'Out (side)-of-California' (fuera de California), un nuevo apodo que se abrevió con la letra 'O'.

   A medida que se contabilizaron otros casos, se produjo la acuñación accidental de un nuevo término. "Algunos científicos que debatían sobre la investigación comenzaron a interpretar el ambiguo óvalo como un dígito y se referían al 'paciente O' como 'paciente 0' --dice McKay--.

   El estudio de LA se expandió, debido en gran parte a la información proporcionada por el 'Caso 057'. Más del 65 por ciento de los hombres en el grupo informó de más de 1.000 parejas en sus vidas y el 75 por ciento con más de 50 en el último año. Sin embargo, la mayoría podía ofrecer sólo un puñado de nombres de las parejas.

   Además de donar de plasma para el análisis, 'Caso 057' logró dar 72 nombres de las cerca de 750 parejas que había tenido en los tres años anteriores. Además, su distintivo nombre puede haber sido más fácil de recordar para otros hombres, dice McKay.

Cuando se publicó el estudio ampliado en 1984, el mismo año en el que Dugas murió de su enfermedad, el grupo mostró decenas de casos que conectaban varias ciudades norteamericanas. Cerca del centro de un diagrama adjunto estaba un caso movible que unía las dos costas, el itinerante Dugas. 'Caso 057', el caso fuera de California, había sido rebautizado simplemente como 'Paciente 0', causando muchas especulaciones en los medios de comunicación.

EL BOMBO DE UN PERIODISTA AYUDÓ A CONDENAR AL PACIENTE

   El periodista Randy Shilts usó el estudio de grupo de LA como un hilo importante para su su exitoso libro sobre la crisis del sida y se sintió fascinado por el estudio del 'Paciente 0'. Al querer saber más acerca de este hombre, Shilts conoció su nombre en 1986 y rastreó hasta sus amigos y colegas para entrevistarlos, convirtiéndolo en uno de los villanos más memorables en su libro.

   Para llamar la atención sobre la crisis, Shilts se dispuso a "humanizar la enfermedad", dice McKay, quien descubrió que un esbozo temprano del libro en realidad incluye 'La epidemia' entre el reparto de personajes. "Para Shilts, Dugas como paciente cero llegó a representar a la enfermedad en sí misma", lamenta.

   El estudio realizado en 1982 había sugerido a los investigadores que el periodo entre la infección y la aparición de los síntomas del sida podría ser de varios meses. Sin embargo, en el momento en el que se publicó el libro de Shilts en 1987, se sabía que una persona infectada podría no mostrar síntomas durante varios años, y que el estudio era poco probable que revelara una red de infección. Sin embargo, de manera acrítica Shilts resucitó la historia del estudio de grupo de Los Ángeles y su 'Paciente 0', con consecuencias de larga duración.

   "En muchos sentidos, la evidencia histórica ha venido señalando a la falacia del paciente cero durante décadas --afirma McKay--. Ahora, tenemos evidencia filogenética adicional que contribuye a consolidar esta posición".

   "Con la acuñación accidental de los CDC de este término y los instintos de narración bien perfilados de Shilts, se puede ver la consolidación de una fórmula 'infecciosa' que se convertiría en el centro de la manera en la que tendría sentido para muchos en epidemias posteriores", añade.

   Ahora, casi 30 años desde el libro de Shilts, el análisis del VIH-1 en el genoma de las muestras de sangre de Dugas tomadas en 1983, contextualizado a través de la investigación histórica de McKay, ha demostrado que ni siquiera era un caso base para las cepas del VIH en el momento y que una pista errónea y un bombo publicitario dieron lugar a su condena como el llamado paciente cero.

   Los investigadores dicen que puede ser ingenuo esperar que desaparezca el estatus del paciente cero o el impulso popular de atribuir la culpa de los brotes de enfermedades. "Culpar a los otros --extranjeros, pobres o malvados-- a menudo ha servido para establecer una hipotética distancia segura entre la mayoría y los grupos o individuos identificados como amenazas --dice McKay--. Pero es importante recordar que, en la década de 1970, como ahora, la epidemia fue impulsada por las personas que vivían sus vidas sin saber que estaban contrayendo, y en ocasiones de transmitiendo, una infección mortal", añade.

   "Esperamos que esta investigación permita a los investigadores, periodistas y el público detenerse a pensar antes de usar el término paciente cero. La frase lleva muchos significados y una historia y rara vez han apuntado a lo que sus usuarios han previsto", concluye.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter