Contador

Nueva conexión entre la enfermedad de Alzheimer y el sistema inmunológico

Cerebro
PIXABAY/CC
Publicado 02/06/2017 8:14:47CET

   MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Del mismo modo que recortar las ramas de una planta demasiado grande puede fomentar el crecimiento saludable, una pequeña poda de las conexiones en el cerebro humano puede ser una buena cosa durante el desarrollo del cerebro. Pero, ¿qué sucede cuando este proceso natural falla más tarde en la vida?

   Investigadores del 'Brigham and Women's Hospital' (BWH), en Estados Unidos, han encontrado nuevas pistas de modelos preclínicos para indicar que este "refinamiento sináptico" puede jugar un papel en la enfermedad neurodegenerativa. Sus hallazgos, publicados en 'Science Translational Medicine', ofrecen nuevos conocimientos sobre la interacción entre el sistema inmunológico y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

   El nuevo estudio analiza el papel del complemento C3, una molécula involucrada en la respuesta inmune que está elevada en la enfermedad de Alzheimer. Estudios anteriores han demostrado que C3 ayuda a recortar las conexiones entre las células cerebrales --conocidas como sinapsis-- durante el desarrollo normal del cerebro. La pérdida de la sinapsis ocurre temprano en la enfermedad de Alzheimer y se asocia con el declive cognoscitivo.

   Los investigadores no sabían si el bloqueo de la "cascada del complemento" --de la cual C3 es una parte central-- podría proteger contra el deterioro y la neurodegeneración en etapas posteriores de la enfermedad. En este estudio, el equipo examinó los efectos de la deficiencia de C3 en un modelo de ratón para la enfermedad de Alzheimer y encontró que los ratones con la deficiencia de C3 modificada fueron protegidos contra la pérdida de sinapsis relacionada con la edad y las células cerebrales y presentaban menos marcadores de inflamación en el cerebro.

UNA POSIBLE NUEVA VÍA TERAPÉUTICA

   Curiosamente, también detectaron que, en los ratones envejecidos, las placas amiloides reveladoras de la enfermedad de Alzheimer permanecen --y son aún más abundantes-- pero mejoraron la función cognitiva: los ratones se desenvolvieron mejor en una tarea de aprendizaje y memoria, a pesar de la acumulación de placa en el cerebro.

   "La deposición de placa amiloide ocurre años antes de la pérdida de memoria en la enfermedad de Alzheimer, pero dirigirse a cómo el sistema inmunológico responde a estas placas podría ser un excelente enfoque terapéutico", propone la autora Cynthia Lemere, del 'Ann Romney Center for Neurologic Diseases' en BWH. "Pensamos que, en las etapas posteriores de la enfermedad, no son necesariamente las placas sino la respuesta del sistema inmune a ellas lo que conduce a la neurodegeneración", añade.

   C3 también se ha implicado en otras patologías del sistema nervioso central, incluyendo el accidente cerebrovascular y la degeneración macular. Aunque el estudio actual está limitado por las diferencias en el sistema inmunológico y la vida de los ratones y los seres humanos, los hallazgos del equipo --y pistas de estudios previos-- sugieren que modular la señalización del complemento puede representar una potencial estrategia terapéutica para combatir la enfermedad de Alzheimer.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter