Publica 'PNAS'

El éxito de una vacuna del Ébola desata el dilema de ensayar en chimpancés cautivos para salvar a los salvajes

Actualizado 27/05/2014 15:22:37 CET

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

   Un ensayo de vacunación sobre chimpancés en cautividad ha demostrado que una vacuna contra el virus del Ébola es segura y capaz de producir una fuerte respuesta inmune en estos animales. Este estudio, publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', muestra que las vacunas "huérfanas", las que nunca completan el proceso de licencia para uso humano, pueden ser usadas en la vida silvestre y ser beneficiosas para las especies en peligro de extinción como los gorilas y chimpancés, dicen los investigadores.

   Estos expertos sugieren que, poniendo fin a la investigación en cautiverio, en un esfuerzo por saldar una "deuda ética" con los chimpancés en cautiverio, el gobierno de Estados Unidos está a punto de "incumplir una deuda aún mayor con los chimpancés salvajes" en situación de riesgo de contagiarse con virus transmitidos por los turistas e investigadores, ya que se requiere de pruebas de seguridad en chimpancés cautivos antes de que las vacunas se pueden usar en la naturaleza.

"La mitad de las muertes entre los chimpancés y los gorilas que viven próximos a las personas son por nuestros virus respiratorios. Para nosotros es un dolor de garganta, pero para ellos, la muerte", afirma Peter Walsh, autor principal del estudio de la División de Antropología Biológica de la Universidad de Cambridge, que dirigió el trabajo en el Centro de Investigación de New Iberia en Estados Unidos, con otros colegas de la institución y expertos del Ejército de Estados Unidos, la Universidad de Louisiana y de la organización de protección de simios 'Apes Incorporated'.

"Tenemos que ser pragmáticos y salvar estos animales antes de que sean eliminados para siempre", considera. Las enfermedades infecciosas son una amenaza en cuanto a la extinción de las especies de simios africanos igual que la pérdida por la caza furtiva y el hábitat, según los investigadores, con una población que continúa siendo destruida por la malaria, el ántrax y la expansión de virus respiratorios, así como los brotes masivos de Ébola que mataron a más o menos un tercio de la población mundial de gorilas en 2007.

   Estos científicos creen que las vacunas "huérfanas" podrían ser armas fundamentales en la lucha por la supervivencia del simio salvaje, pero la posibilidad de probar nuevas vacunas se basa en el acceso a la investigación con chimpancés cautivos. Los autores del estudio sostienen que es vital mantener a chimpancés en cautividad para los ensayos de vacunas, no para uso humano, sino para ayudar a salvar a especies clave de simios salvajes en peligro de extinción.

   El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos está considerando regular el fin de todas las pruebas biomédicas en chimpancés cautivos en los próximos años, pues es el único país desarrollado que permite este tipo de investigación. Los autores del estudio creen que el Gobierno de Barack Obama debería determinar una población de chimpancés cautivos "humanamente afincados" dedicada exclusivamente a la investigación de la conservación.

   Los investigadores administraron a chimpancés cautivos una nueva vacuna de una partícula similar a un virus (VLP, por sus siglas en inglés) que está siendo desarrollada por la compañía biotecnológica integrada Biotherapeutics para su uso en seres humanos. Aunque no vacunaron a los animales directamente con el Ébola, los investigadores probaron si los anticuerpos recolectados de los chimpancés podrían proteger a los ratones contra el virus mortal y supervisaron la posibilidad de que la vacuna produjera efectos secundarios en los chimpancés.

   Los resultados mostraron que la vacuna es segura en los chimpancés y que aquellos vacunados desarrollaron una fuerte respuesta inmune, con anticuerpos específicos del virus detectados ya entre dos a cuatro semanas después de la primera vacunación en algunos animales y dos semanas tras la segunda vacunación en todos los animales.

   Los autores señalan que estas vacunas VLP actualmente requieren múltiples administraciones para llegar a su "plena potencia" pero que podrían marcar la diferencia entre la supervivencia y la extinción de las especies que están altamente en peligro de extinción o inmunológicamente frágiles. "Hay un gran número de vacunas experimentales que muestran un excelente perfil de seguridad e inmunidad en los primates, pero nunca tienen licencia para uso humano", dice Walsh.

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter