Reduce la mortalidad un 32 por ciento

El ejercicio moderado, bueno para pacientes con insuficiencia cardiaca

Haciendo ejercicio en un gimnasio
Foto: OHP
Actualizado 12/06/2015 12:54:28 CET

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Hacer ejercicio físico a largo plazo mejora la capacidad funcional y la calidad de vida de los pacientes con insuficiencia cardiaca, reduciendo un 36% por ciento los reingresos hospitalarios y un 32 por ciento la mortalidad cardiovascular.

   Estos datos se desprenden de un estudio publicado en 'Journal of the American College of Cardiology', que aporta valor al programa de Rehabilitación Cardiaca en Insuficiencia Cardiaca (RECICAR), que nace para formar a cardiólogos y a profesionales que estén trabajando en unidades de rehabilitación cardiaca (o unidades de insuficiencia cardiaca).

   El programa, que va a ser presentado en el marco de la Reunión de la Sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiologica, que se realiza el 12 y 13 de junio en Málaga, tiene el objetivo de cumplimentar la labor de enseñar a los pacientes a entrenar de forma supervisada y aprender a pautar los distintos tipos de ejercicio.

   "Pretende formar a los expertos para que enseñen a los pacientes cómo pueden mejorar su calidad de vida, porque se ha demostrado que aquellos que entrenan el músculo periférico tienen una capacidad y tolerancia al esfuerzo mucho mayor, y, por tanto, les va a mejorar la calidad de vida", ha señalado la doctora Almudena Castro, presidenta de la Sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la SEC y, por tanto, máxima responsable de la Reunión.

   "Hasta ahora, tanto en nuestro país como a nivel mundial, se está realizando rehabilitación cardiaca en pacientes con enfermedad coronaria, es decir pacientes que han sufrido un infarto, pero se sabe que el mayor beneficio se obtiene justamente en otra enfermedad, la insuficiencia cardiaca", añade.

   El estudio, que se llevó a cabo sobre una muestra de 123 pacientes con insuficiencia cardiaca crónica a los que se sometió a un programa de ejercicio físico supervisado de diez años de duración, demostró que los pacientes sometidos a entrenamiento programado mejoraron la capacidad funcional y la calidad de vida, y una mejora de la fracción de eyección del ventrículo izquierdo (FEVI).

    "RECICAR pretende primero enseñar a los cardiólogos y otros profesionales de la salud que se dediquen a esta área para que luego éstos enseñen de forma adecuada a los pacientes de insuficiencia cardiaca como deben realizar los ejercicios, primero en las unidades de rehabilitación cardiaca monitorizada y, luego, para que el paciente aprenda a realizarlos en su casa para el resto de su vida. Porque se ha visto que hacer ejercicio a corto plazo mejora la calidad de vida, pero a largo plazo se ha visto que, además, logra disminuir la mortalidad", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter