Contador

Descubren por qué aumentan las extremidades inferiores en pacientes obesos

Obesidad, obesidad
REUTERS
Publicado 01/12/2016 7:43:45CET

   MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Los individuos con obesidad mórbida, aquellos cuyo peso es más del doble del peso normal, son propensos a tener un exceso de crecimiento de sus extremidades inferiores que puede llevar a infecciones y otras complicaciones que amenazan la salud.

   Se sabía poco sobre las causas subyacentes de este trastorno y el tratamiento convencional ha sido la extirpación quirúrgica de esta hipertrofia, pero un nuevo estudio ha identificado la causa subyacente y sus autores recomiendan que la pérdida de peso, no un procedimiento quirúrgico, sea el tratamiento inicial de elección para estos pacientes.

   El equipo de investigadores, liderado por Arin K. Greene, cirujano plástico en el Hospital Infantil de Boston de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, desarrolló una escala de probabilidad que puede ayudar a los médicos a identificar a los pacientes con mayor riesgo de esta patología, llamada linfedema masivo localizado (MLL, por sus siglas en inglés).

   Según los investigadores, este estudio, publicado en la edición digital antes de la impresión en 'Journal of the American College of Surgeons', es el primero en identificar el linfedema inducido por la obesidad (OIL) como causa de MLL y se basa en el trabajo anterior que el doctor Greene y sus colegas publicaron en el que identificaron OIL como una enfermedad resultante de la obesidad.

   "El principal problema clínico para los médicos es que si tienen un paciente con linfedema masivo localizado, el individuo tiene una enfermedad subyacente llamada linfedema inducido por la obesidad y el tratamiento inicial debe ser la pérdida de peso --afirma Greene--. Los cirujanos deben considerar eliminar uno de estos crecimientos masivos sólo después de que el paciente haya perdido peso de manera significativa, porque el riesgo de recurrencia es menor y la operación es mucho más segura".

   El índice de masa corporal (IMC) es una medida que determina el estado de peso de un individuo; es la relación entre el peso en kilogramos y la altura en metros al cuadrado (kg/m2). El IMC de 25 kg/m2 se considera normal; entre 25,1 y 29,9 kg/m2 es sobrepeso y 30 kg/m2 o más se trata de obesidad. Una vez que el IMC de un individuo supera los 50 kg/m2, el sistema linfático en las piernas se daña y los pacientes desarrollan hinchazón de las extremidades inferiores, conocido como linfedema inducido por la obesidad. Con el tiempo, pueden producirse exceso de este tipo de crecimientos masivos en estos pacientes; cuanto mayor es el IMC, mayor es el riesgo.

DISEÑAN UNA ESCALA DE PROBABILIDADES DE SUFRIR EL TRASTORNO

    El estudio de 'Boston Children's-Harvard' incluyó a 82 pacientes obesos sometidos a linfocintigrafía, una prueba de medicina nuclear de evaluación del drenaje linfático, con el fin de determinar el estado de la función linfática de las extremidades inferiores entre 2009 y 2016. De ellos, 17 fueron diagnosticados con MLL y todos tenían OIL subyacente.

   Su IMC promedio fue de 66 kg/m2, oscilando entre 62 y 78 kg/m2, con una media de edad de 61 años (la edad media de los controles sin MLL fue de 55 años). Los pacientes con un IMC superior a 56 kg/m2 tuvieron 213 probabilidades más de desarrollar MLL que los pacientes con menor IMC. El doctor Greene señala que la linfocintigrafía "es muy precisa para determinar si los vasos linfáticos en las extremidades inferiores están funcionando adecuadamente".

   "Un hallazgo importante del estudio es que ahora podemos aconsejar a los pacientes con OIL que aún no han desarrollado MLL sobre la probabilidad de que desarrollen MLL si no pierden peso", señala Greene. Los investigadores diseñaron una escala de probabilidad que identifica el riesgo de un paciente de sufrir MLL: un 4 por ciento de probabilidad con 40 kg/m2; 15 por ciento con 50 kg/m2; 40 por ciento con 60 kg/m2; 75 por ciento con 70 kg/m2; y 92 por ciento con 80 kg/m2.

   La clave es que los pacientes con obesidad mórbida con exceso de crecimiento significativo por MLL deben recibir asesoramiento para la pérdida de peso en lugar de someterse a cirugía desde el principio y después, se les debe realizar una cirugía bariátrica, antes de operarles para eliminar los excesos de crecimiento por MLL.

   "En nuestro centro, los individuos con linfedema inducido por la obesidad, con o sin MLL, son derivados a un centro quirúrgico bariátrico para tratar la causa subyacente de su función linfática, que es su peso --señala Greene--. No sólo la reducción de peso evitará la aparición de MLL, sino que reducirá significativamente el área de crecimiento excesivo y facilitará su resección".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter