Contador

Un anticuerpo protege contra el virus Zika y el dengue

DENGUE
PIXABAY
Publicado 26/09/2017 7:23:35CET

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

Brasil y otras áreas más afectadas por el virus Zika --que puede hacer que los bebés nazcan con cabezas anormalmente pequeñas-- también son el hogar del virus del dengue, que es propagado por la misma especie de mosquito. Un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, en Estados Unidos, muestra que un anticuerpo que protege contra el virus del dengue también es eficaz contra Zika en ratones.

Los anticuerpos permanecen en el torrente sanguíneo durante semanas, por lo que una o pocas dosis de un fármaco basado en anticuerpos administrado durante el embarazo de una mujer podrían proteger a su feto de Zika, con el beneficio adicional de protegerla a ella de Zika y la enfermedad del dengue, según los investigadores. El dengue causa fiebre alta, dolores de cabeza severos y dolor articular y muscular en niños y adultos, pero no afecta directamente a los fetos.

"Encontramos que este anticuerpo no sólo neutraliza el virus del dengue, sino que, en los ratones, protege tanto a los adultos como a los fetos de la enfermedad de Zika", afirma el profesor de Medicina en la Universidad de Washington Michael S. Diamond. autor principal del estudio, que se publica este lunes en 'Nature Immunology'.

Dado que el dengue y Zika son virus relacionados, los investigadores razonaron que un anticuerpo que previene la enfermedad del dengue puede hacer lo mismo en el caso del virus Zika. Estefanía Fernández colaboró con Gavin Screaton, del 'Imperial College' de Londres, quien había generado un panel de anticuerpos anti-dengue humanos años antes.

Los científicos infectaron a ratones adultos no embarazados con el virus Zika y luego administraron uno de los anticuerpos anti-dengue uno, tres o cinco días después de la infección. Para comparar, se infectó a otro grupo de roedores con el virus Zika y luego se le administró un placebo.

Dentro de las tres semanas de infección, más del 80 por ciento de los animales no tratados había muerto, mientras que todos los ratones que recibieron el anticuerpo anti-dengue a los tres días de la infección estaban todavía vivos, y el 40 por ciento de los que recibieron el anticuerpo cinco días después de la infección sobrevivió.

Para averiguar si el anticuerpo también podría proteger a los fetos de la infección, los investigadores infectaron a ratones hembra en el sexto día de su embarazo con virus Zika y luego les administraron una dosis de anticuerpo o un placebo uno o tres días después.

El día 13 de gestación, la cantidad de material genético de Zika fue 600.000 veces menor en las placentas y 4.900 veces menor en las cabezas fetales de ratones hembra embarazadas que fueron tratadas un día después de la infección, en comparación con las que recibieron el placebo. Sin embargo, administrar el anticuerpo tres días después de la infección fue menos eficaz: redujo la cantidad de material genético viral en las cabezas fetales 19 veces y en las placentas 23.

DETERMINAR LA CANTIDAD DE ANTICUERPOS NECESARIA PARA PROTEGER AL FETO

Estos hallazgos sugieren que para que el anticuerpo proteja eficazmente a los fetos de la infección por Zika, debe administrarse poco después de la infección, algo que puede ser poco realista clínicamente porque las mujeres rara vez saben cuándo se infectan. Sin embargo, dar a las mujeres el anticuerpo tan pronto como sepan que están embarazadas podría proporcionarles una defensa contra el virus en caso de que lo contraigan.

Se han utilizado durante décadas fármacos basados en anticuerpos para proporcionar protección temporal contra enfermedades infecciosas como la rabia cuando no hay tiempo para vacunar o, como en el caso de Zika, cuando no hay vacuna disponible. La clave para usar este anticuerpo como medicamento preventivo sería asegurarse de que los niveles de anticuerpos en el torrente sanguíneo de la mujer permanezcan lo suficientemente altos como para proteger a su feto durante el embarazo.

Diamond y sus colegas están trabajando para identificar la cantidad de anticuerpos que una mujer embarazada necesitaría para asegurar que su feto esté protegido de Zika. También están explorando maneras de extender la semivida del anticuerpo en la sangre, para reducir el número de veces que sería necesario administrarlo.

Sin embargo, tener anticuerpos anti-dengue circulando en el torrente sanguíneo durante meses es un riesgo porque los anticuerpos que protegen contra una cepa del virus del dengue a veces empeoran los síntomas si una persona está infectada por otra cepa de dengue. Para evitar la posibilidad de agravar accidentalmente una enfermedad ya muy dolorosa, los científicos introdujeron mutaciones en cuatro puntos del anticuerpo, lo que hace imposible para el anticuerpo exacerbar la enfermedad del dengue.

"Hemos mutado el anticuerpo para que no pudiera causar un incremento de anticuerpos de la infección por dengue y todavía fuera protector", señala Diamond, que también es profesor de Patología e Inmunología, y de Microbiología Molecular. "Así que ahora tenemos una versión de un anticuerpo que sería terapéutico frente a los dos virus y seguro para su uso en una zona endémica del dengue, ya que es incapaz de empeorar la enfermedad", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter