Contador

Y el embarazo ectópico

Sufrir un aborto espontáneo aumenta el riesgo de estrés postraumático

Llorar, mujer, aborto, cama, depresión
GETTY
Publicado 04/11/2016 7:42:43CET

   MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Las mujeres pueden estar en riesgo de trastorno de estrés postraumático después de sufrir un aborto espontáneo o embarazo ectópico, según sugiere un nuevo estudio realizado por el Imperial College de Londres, en Reino Unido. Los resultados sugieren que las mujeres deben ser analizadas sistemáticamente ante la posibilidad de sufrir esta patología y recibir apoyo psicológico específico después de la pérdida del embarazo.

   En el estudio, publicado en la revista 'BMJ Open', el equipo encuestó a 113 mujeres que habían sufrido recientemente un aborto espontáneo o un embarazo ectópico: la mayoría de las participantes había sufrido un aborto en los primeros tres meses de embarazo, mientras que alrededor del 20 por ciento había sufrido un embarazo ectópico, en el que el bebé comienza a crecer fuera del útero. Cuatro de cada diez mujeres informaron de síntomas de trastorno de estrés postraumático (TEPT) tres meses después de la pérdida del embarazo.

   El aborto espontáneo afecta a uno de cada cuatro embarazos en Reino Unido y se define como la pérdida de un bebé antes de las 24 semanas, aunque la mayoría de los abortos ocurren antes de las 12 semanas. Los embarazos ectópicos son mucho más raros, afectando alrededor de uno de cada 90 embarazos, y en los que el óvulo fecundado generalmente se implanta en las trompas de Falopio conectadas a la matriz, donde no puede crecer, por lo que el embarazo termina con un aborto espontáneo o debe ser parado quirúrgicamente o con la medicina.

   En el nuevo estudio, financiado por 'Imperial College Healthcare Charity', los científicos enviaron a las mujeres cuestionarios preguntándoles acerca de sus pensamientos y sentimientos después de su pérdida del embarazo. Todas las mujeres habían asistido a la Unidad de Evaluación Precoz del Embarazo en el Hospital Queen Charlotte y Chelsea, en el oeste de Londres.

   Los resultados revelaron que tres meses después de la pérdida del embarazo, casi cuatro de cada diez mujeres (38 por ciento) cumplían los criterios de probable TEPT. Entre las mujeres que sufrieron un aborto espontáneo, el 45 por ciento reportó síntomas de TEPT en ese momento, en comparación con el 18 por ciento de las mujeres que sufrieron un embarazo ectópico.

SE REVIVEN LOS SENTIMIENTOS DE LA PÉRDIDA

El trastorno de estrés postraumático es causado por acontecimientos estresantes, aterradores o angustiosos y hace que las personas revivan el evento a través de pesadillas, flashbacks o pensamientos o imágenes que aparecen en momentos no deseados. Los síntomas pueden comenzar semanas, meses o incluso años después de un evento traumático y pueden generar problemas para dormir, enojo y depresión.

   Las mujeres en el estudio que cumplieron con los criterios para el TEPT informaron regularmente de volver a experimentar los sentimientos asociados con la pérdida del embarazo y sufrir pensamientos intrusos o no deseados sobre su aborto involuntario. Algunas mujeres también informaron de tener pesadillas o flashbacks, mientras que otras evitaron cualquier cosa que pudiera recordarles su pérdida, o a amigas y familiares que estuvieran embarazadas.

   Además, casi un tercio dijo que sus síntomas habían impactado en su vida laboral y alrededor del 40 por ciento reconoció que sus relaciones con amigos y familiares se habían visto afectadas. La autora principal de la investigación, la doctora Jessica Farren, del Departamento de Cirugía y Cáncer de Imperial, subraya que esta investigación sugiere que las mujeres deberían tener la oportunidad de debatir sobre sus emociones con un profesional médico.

   "Nos sorprendió el gran número de mujeres que experimentaron síntomas de trastorno de estrés postraumático después de la pérdida prematura del embarazo. Por el momento, no hay una cita de seguimiento de rutina para las mujeres que han sufrido un aborto involuntario o un embarazo ectópico. Hay controles para la depresión postnatal, pero no tenemos nada en el lugar para el trauma y la depresión después de la pérdida del embarazo", lamenta.

   "Sin embargo, los síntomas que pueden desencadenarse pueden tener un efecto profundo en todos los aspectos de la vida cotidiana de una mujer, desde su trabajo hasta sus relaciones con amigos y familiares", advierte esta investigadora.

   El equipo, que realizó su investigación en colaboración con la Universidad de Leuven, en Bélgica, también entrevistó a un grupo control de 50 mujeres con embarazos en curso. Los resultados revelaron que alrededor de una de cada cinco mujeres tenían síntomas de ansiedad moderada a los tres meses después de su pérdida del embarazo, mientras en el grupo de control, una de cada diez informó de síntomas de ansiedad.

   Además, una de cada 20 mujeres reveló sufrir síntomas de depresión tres meses después de su pérdida. El profesor Tom Bourne, autor principal del estudio, adelantó que el equipo está ahora planeando mayores estudios de seguimiento para confirmar los hallazgos y ayudar a identificar a las mujeres en riesgo.

   "No todas las mujeres que sufren un aborto involuntario o un embarazo ectópico desarrollarán TEPT o ansiedad y depresión, por lo que ahora estamos investigando por qué algunas mujeres pueden estar más en riesgo que otras con el fin de ayudar a los profesionales médicos a identificar quién puede necesitar apoyo adicional", explica.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter