ADVERTENCIA DEL ECDC

Más diagnóstico y tratamiento para que la hepatitis no sea una amenaza para la UE en 2030

Concentración de afectados por hepatitis C
EUROPA PRESS
Publicado 03/10/2016 18:59:56CET

   MADRID, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, en sus siglas en inglés) ha insistido en la necesidad de mejorar el diagnóstico y el acceso a los nuevos tratamientos contra la hepatitis B y C con el objetivo de conseguir que ambas enfermedades sigan siendo una amenaza para la salud pública en 2030.

   Durante el reciente encuentro del Comité Regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa todos los estados miembros aprobaron el primer plan de acción europeo contra las hepatitis virales para los próximos 15 años, con una serie de objetivos e iniciativas prioritarias que todos deben cumplir.

   Actualmente los países de la Unión Europea siguen registrando alrededor de 57.000 nuevos casos de hepatitis B y C cada año y, según reconoce el ECDC, es probable que estas cifras estén subestimadas. Asimismo, estiman que unos 10 millones padecen ambas enfermedades, la mayoría de ellos sin saberlo ya que generalmente son asintomáticas.

   La mayor carga de la enfermedad la protagoniza la hepatitis C, ya que se estima que el número de afectados y los nuevos diagnósticos son casi dos veces mayores a los de la hepatitis B. En cambio, una revisión sistemática de la incidencia de la hepatitis A muestra un progresivo descenso de casos en las cuatro últimas décadas.

   Ante esta situación, el ECDC insiste en la necesidad de interrumpir la cadena de transmisión de las hepatitis en Europa para evitar nuevos contagios, para lo que es necesario reforzar las prácticas de prevención y control local como indica el plan, en el que este organismo ha colaborado activamente.

   Para ello, una de las claves es la necesidad de implementar pruebas diagnósticas más eficaces y poner en marcha programas de cribado que detecten a aquellos pacientes con hepatitis que no saben que tienen la enfermedad.

   Los programas de tratamiento, prevención y control (mediante la vacunación o evitando la transmisión madre a hijo) deben ampliarse para reducir la mortalidad y morbilidad asociada a ambos virus; al tiempo que plantean la necesidad de mejorar el acceso al diagnóstico y el tratamiento a aquellos grupos con más riesgo de contraer la enfermedad, tales como usuarios de drogas inyectables, hombres que tienen sexo con otros hombres o población inmigrante en aquellos países donde la prevalencia de la hepatitis viral es más alta.

   Con el fin de ayudar a los países a evaluar la carga de la enfermedad de la hepatitis, evaluar las estrategias de prevención y control existentes y definir las tendencias o patrones de transmisión epidemiológica, el ECDC coordina los esfuerzos para mejorar los datos de vigilancia en toda la UE para los diferentes tipos de hepatitis.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter