Día Nacional del Cáncer de Cabeza y Cuello

2 de cada 3 casos de cáncer de cabeza y cuello se diagnostican tarde

De izqda a dcha, la Dra. Yolanda Escobar, Dr. Pedro C. Lara y Natacha Bolaños
GEPAC
Actualizado 10/12/2015 14:46:27 CET

   MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Dos de cada tres casos de cáncer de cabeza y cuello que se producen en España se diagnostican en fases avanzadas debido al desconocimiento que existe sobre la patología y, especialmente, porque los primeros síntomas suelen pasar desapercibidos tanto por los enfermos como por los profesionales de Atención Primaria.

   Así lo han asegurado diversos expertos con motivo de la primera celebración del Día Nacional de la enfermedad, este jueves, y de la presentación de la división 'Cáncer de Cabeza y Cuello España' del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC) que tiene como objetivo ofrecer información y servicios de apoyo psicológico, social y asesoramiento jurídico a los afectados.

   Se trata de unos tumores malignos localizados en los senos paranasales, nasofaringe, orofaringe, hipofaringe, laringe, cavidad oral y glándulas salivares. En España se producen cada año 12.000 nuevos casos, siendo, tal y como ha advertido la responsable de atención al paciente y relaciones institucionales de GEPAC, Natacha Bolaños, el país de Europa con mayor incidencia.

   Los principales factores de riesgo son el consumo de alcohol, tabaquismo, infección por el virus de Epstein-Bar y presencia del virus del papiloma humano. No obstante, la oncóloga del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, Yolanda Escobar, ha asegurado que el tabaco es el "principal" factor de riesgo, por lo que ha destacado la necesidad de incrementar las campañas para disminuir el consumo de esta sustancia.

SÍNTOMAS INESPECÍFICOS

   Ahora bien, a pesar de que son conocidos estos factores, no lo son tanto los primeros síntomas de la enfermedad, caracterizados por la presencia de un bulto en el cuello o en la boca, ronquera, tos, alteraciones en vías respiratorias, oído y vista, heridas en el labio, lengua o cavidad oral que no cicatrizan o pérdida de peso sin razón aparente.

   "Es una patología casi invisible social y sanitariamente porque hay una falta de iniciativa de asociacionismo de pacientes, porque los enfermos suelen soportar el sufrimiento psíquico y físico y porque los médicos de Atención Primaria banalizan los síntomas", ha explicado Escobar, para recordar que todo ello hace que se retrase sustancialmente el diagnóstico.

   Uno de los principales problemas del diagnóstico tardío es que disminuye considerablemente la supervivencia. Así, si el cáncer se diagnostica en las fases tempranas entre el 80 y el 90 por ciento de los pacientes logran curarse, porcentaje que disminuye a menos del 50 por ciento en los casos avanzados de la enfermedad.

   En este sentido, la experta ha subrayado la importancia de atender a los síntomas que duren más de dos semanas. En concreto, ha recomendado al paciente acudir al médico, y al profesional de AP derivar al paciente a un especialista, cuando la ronquera dure más de un mes, se tengan los ganglios inflamados durante más de 15 días o no desaparezcan las úlceras en 10 días.

OBJETIVO DEL TRATAMIENTO: CONSERVAR LA FUNCIONALIDAD DEL ÓRGANO

   Asimismo, los expertos han señalado que las secuelas de la enfermedad son "muy visibles", lo que también provoca que se "esconda" la patología y se "estigmatice". "Estos tumores afectan a órganos muy visibles, lo que origina un impacto muy fuerte en la vida de los pacientes", ha apostillado el presidente de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), Pedro C. Lara.

   Por este motivo, prosigue, es importante que los tratamientos se centren en "conservar" la funcionalidad de los órganos sanos, para lo cual es también importante que se diagnostique pronto porque se evita la administración de tratamientos agresivos. Las opciones actuales de tratamiento son la cirugía, radioterapia y terapia sistémica, consistente en quimioterapia o en tratamientos diana como los anticuerpos monoclonales.

   "Se ha producido un cambio en el abordaje de estos tumores porque se ha minimizado el número de pacientes susceptibles a una cirugía de pérdida de órganos gracias a la combinación de quimioterapia con radioterapia que, aunque en ocasiones afecta a tejidos sanos de otros órganos, es muy útil. No obstante, estamos consiguiendo que los tratamientos sean más precisos y provoquen menos efectos secundarios a los pacientes", ha explicado C. Lara.

   Estas declaraciones han sido corroboradas por la doctora Escobar, quien además ha comentado que los pacientes deben ser atendidos por un equipo multidisciplinar, compuesto por otorrinolaringólogos, oncólogos médicos, oncólogos radioterápicos, foniatras, cirujanos u odontólogos, entre otros. No obstante, en estos equipos debe haber una persona "que centralice el soporte" para conseguir "que el camino hacia la curación no se convierta en un camino de espinas".

   Para lograr una atención integral de los pacientes desde el diagnóstico hasta la recuperación y mejorar la visibilidad de la enfermedad, este jueves se celebra el Día Nacional gracias al trabajo de un grupo internacional de pacientes, entre los que se incluye GEPAC. Además, han lanzado la campaña 'Make Sense' para aumentar la concienciación sobre los signos y síntomas del cáncer de cabeza y cuello y, a su vez, fomentar la consulta, el diagnóstico y la visita al especialista en una fase más temprana.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter