Relacionada con la edad

Detectan en ratones un gen que protege de la pérdida de audición

Actualizado 18/09/2013 17:22:21 CET

MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de los Laboratorios de Eaton-Peabody del 'Massachusetts Eye and Ear Infirmary', en Boston, y la Escuela de Medicina de Harvard, en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, han creado un nuevo modelo de ratón en el que mediante la expresión de un gen en las células ciliadas del oído interno, las células sensoriales que detectan el sonido y controlan el sentido, se protege de la pérdida de audición relacionada con la edad (ARHL, en sus siglas en inglés) y pérdida de la audición inducida por el ruido (PAIR, en sus siglas en inglés), las dos formas más comunes de la sordera.

   Su investigación, que se describe en el 'Journal of Neuroscience', proporciona nueva información sobre los mecanismos de protección para la pérdida de audición y sugiere la posibilidad de que los enfoques moleculares futuros, que pueden incluir la terapia génica o la medicina, pueden servir para tratar ARHL y pérdida de la audición inducida por el ruido.

   La pérdida de audición es un problema grave de salud pública, puesto que casi un tercio de los adultos de 64 años o más tienen ARHL significativa y, pasados los 85 años, esa cifra sube hasta el 64 por ciento. La pérdida de audición también es uno de lo principales accidentes de trabajo, con la pérdida irreversible de células externas del oído interno como causa de ambos tipos de pérdida de audición. Los audífonos y los implantes cocleares ayudan a los que sufren de pérdida de la audición en algunos casos, pero no hay ningún dispositivo que funcione para todos y no existe cura.

   El equipo del 'Mass. Eye and Ear' se propusieron entender si en ambos tipos de condiciones, la pérdida auditiva de un mecanismo subyacente común mediante el estudio de ciertas cepa de ratones. Así, estos expertos investigaron si la sobreexpresión de ISL1, un gen progenitor del oído interno con funciones en el desarrollo y la diferenciación, podría ser eficaz en la protección del oído interno y encontraron que su expresión protege a las células ciliadas de la degeneración en el envejecimiento y promueve la supervivencia de estas células después de la exposición a ruidos fuertes .

   Como resultado, la audiencia en ratones de edad avanzada o en roedores expuestos a ruido intenso fue significativamente mejor que sus hermanos sin el gen. "El gen ISL1 conserva aún más las conexiones entre las células ciliadas y las neuronas, lo cual es necesario para la audiencia", destacó el autor principal del trabajo, Zheng- Yi Chen, D. Phil, investigador del 'Mass. Eye and Ear' y profesor asociado de Otorrinolaringología de la Facultad de Medicina de Harvard.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter