Entre el 7 y el 10% de los escolares que prueban el cannabis tiene riesgo de sufrir trastorno de dependencia

Actualizado 07/03/2006 15:28:10 CET

Sanidad alerta que el consumo de cannabis puede triplicar el riesgo de sufrir psicosis a lo largo de la vida

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

El inicio del consumo de cannabis en edades tempranas aumenta las posibilidades de padecer trastornos neurológicos importantes, y entre un 7 y un 10% de los escolares que prueban esta droga tiene riesgo de desarrollar un trastorno de dependencia, según advirtió hoy la ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, durante la presentación de un informe sobre los efectos para la salud del consumo de cannabis.

El informe, elaborado por la Comisión Clínica de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas (PNSD), recoge las últimas evidencias científicas sobre los efectos clínicos y toxicológicos del consumo de esta sustancia en la salud, incluyendo los trabajos clínicos publicados en 2005 y principios de 2006.

Según los expertos, los problemas y trastornos se acentúan cuando el consumo se inicia antes de los 15 ó 16 años, probablemente a causa de que el cannabis produce cambios neurobiológicos durante determinados períodos del desarrollo del cerebro. En los adolescentes, este inicio temprano puede traducirse en un peor rendimiento escolar, aumento del absentismo, abandono prematuro de los estudios y una mayor conflictividad.

En España, los datos de la Encuesta Escolar reflejan la relación entre consumo de drogas y fracaso escolar, medido por la repetición de curso. Entre los estudiantes que presentan fracaso escolar, el consumo de drogas, incluido el cannabis, es más elevado que en el otro grupo.

Salgado aseguró que este documento contribuirá a destruir "mitos y opiniones de escaso fundamento" sobre la inocuidad de esta sustancia, y servirá de orientación para actuaciones futura, al tiempo que anunció nuevas campañas de sensibilización social sobre el consumo de esta y otras sustancias adictivas. No obstante, señaló que no es partidaria de cambiar la legislación sobre el cannabis, cuyo consumo privado está legalizado.

Según recordó la titular de Sanidad, la prevalencia de consumo de cannabis en los jóvenes de entre 15 y 18 años se duplicó entre 1994 y 2004, pasando del 18,2% al 36,6%. Además, la edad media de inicio del consumo disminuyó en ese periodo de 15,1 a 14,7 años.

VEN EL TABACO MAS PELIGROSO QUE LAS DROGAS.

Salgado reiteró que los estudiantes españoles asocian un menor riesgo a fumar cannabis esporádicamente que al consumo de cualquier otra sustancia, tanto legal como ilegal. De esta forma, para los adolescentes es más peligroso consumir un paquete de tabaco diario que consumir alcohol, éxtasis, cocaína o heroína esporádicamente.

Igualmente, el 60% de los estudiantes de enseñanza media consideraba en 1994 que consumir cannabis de forma ocasional podía producir bastantes o muchos problemas, porcentaje que disminuyó en 2004 hasta el 36,9%. Los estudiantes también consideran el cannabis como la droga ilegal más accesible, y un 70% entiende que les sería fácil o muy fácil conseguirlo.

La ministra resaltó la importancia de los policonsumos, subrayando que entre los escolares de 14 a 18 años, un 92% de los consumidores de cannabis lo eran también de alcohol, un 64,9% de tabaco y un 13,8% de cocaína. A este respecto, el informe concluye que no se puede descartar que el consumo de cannabis comparta factores comunes con el consumo de otras sustancias adictivas, y hay estudios que sugieren que el cannabis puede actuar facilitando el consumo de otras drogas.

Así, los análisis realizados han observado que casi todos los adolescentes que han probado la cocaína y la heroína, previamente han consumido alcohol, tabaco y cannabis, y que los consumidores regulares de cannabis tienen más probabilidades de consumir heroína y cocaína. También se ha demostrado que cuanto más temprano es el inicio del consumo de cannabis, existe un mayor riesgo de que se consuman otras drogas.

INTERNET COMO FUENTE DE INFORMACIÓN

En relación con la baja percepción de riesgo, el informe analiza las fuentes de información a las que recurren los jóvenes en materia de drogas y, más concretamente, sobre el cannabis. Según el Eurobarómetro 2004, estas fuentes son los especialistas y profesionales, los amigos e Internet, por este orden.

De todas ellas, Internet es la fuente de información que más ha crecido en importancia para los adolescentes en la Unión Europea en los últimos dos años. Tras constatar que la información sobre cannabis en la red no procede de "webs educativas" ni de agencias públicas de salud o de investigación, y que las páginas más populares contienen informaciones alejadas de la evidencia científica, algunos investigadores han analizado la información disponible en Internet sobre las distintas drogas.

En el caso concreto del cannabis, estos trabajos ponen de manifiesto que el 62% de las webs analizadas se muestran favorables al consumo de esta sustancia. Ante estos resultados, los expertos de la Comisión Clínica recomiendan tener en cuenta el papel de la red como proveedor de información a la hora de desarrollar nuevas estrategias preventivas.

EFECTOS SOBRE CAPACIDAD COGNITIVA.

Por otra parte, el informe destaca que el cannabis altera la capacidad cognitiva y el rendimiento psicomotor, efectos que también producen consecuencias en la conducción de vehículos, según se ha puesto de manifiesto en diferentes estudios, que demuestran un mayor riesgo de colisiones, con resultado de lesiones y muerte en las personas que conducen bajo los efectos del cannabis.

Además, los efectos sobre el sistema respiratorio del cannabis son los mismos, e incluso más perjudiciales, que los del tabaco. Si el cannabis se consume mezclado con tabaco, se está consumiendo tabaco y, por tanto, se está expuesto al monóxido de carbono y a las sustancias cancerígenas que éste contiene.

En este sentido, se ha demostrado que fumar 'porros' produce mayor concentración de carboxihemoglobina (hemoglobina combinada con monóxido de carbono) que el tabaco, puesto que se fuma sin filtro, con inhalaciones largas y profundas y tiene una temperatura de combustión superior a la de los cigarrillos.

Por otro lado, el informe también destaca que el consumo de cannabis durante el embarazo incrementa el riesgo para la madre, el feto y el neonato. El peso al nacer es menor y los niños presentan alteraciones en las funciones cognitivas.

Igualmente, el consumo de cannabis puede dar lugar a una serie de trastornos mentales descritos en la Clasificación Internacional de Enfermedades, entre los que destacan los trastornos de ansiedad y del estado de ánimo y, por su especial gravedad, los trastornos psicóticos. Los trastornos de ansiedad junto con los depresivos son las complicaciones psiquiátricas más frecuentes asociadas al consumo de cannabis.

El informe recoge asimismo los últimos estudios científicos que demuestran que el consumo de cannabis puede incrementar entre dos y tres veces el riesgo de aparición de psicosis a lo largo de la vida, ya que existe una relación de causa-efecto que depende de la dosis (a mayor consumo, mayor riesgo).

ADMISIONES A TRATAMIENTO.

En cuanto a las admisiones a tratamiento por abuso o dependencia de sustancias psicoactivas, los últimos datos revelan que un 10,2% se debieron a consumo de cannabis. Estas admisiones se han multiplicado por tres en los últimos ocho años, cifrándose en la actualidad en torno a 5.000.

Entre los motivos que los consumidores aducen para solicitar un tratamiento de deshabituación por cannabis destacan la pérdida de motivación, ideas paranoides y problemas respiratorios. También ha aumentado de forma importante la proporción de urgencias hospitalarias por reacción aguda a sustancias psicoactivas con presencia también de cannabis, que ha pasado en los últimos ocho años de un 7,4% a un 22,8%, según los datos de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter