Contador

Los virus que infectan bacterias abundan en la vejiga

Virus
PIXABAY
Publicado 07/02/2018 7:30:33CET

   MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Los fagos --virus que infectan bacterias-- son abundantes en las bacterias que habitan en la vejiga femenina. Se trata de una buena noticia, puesto que podrían emplearse los fagos como tratamiento alternativo cuando los antibióticos se vuelven resistentes a las bacterias patógenas, según sugieren los autores de una que se publica esta semana en 'Journal of Bacteriology', una publicación de la Sociedad Americana de Microbiología.

    "Se han empleado los fagos como una alternativa a los antibióticos durante décadas en países del este de Europa, particularmente para el tratamiento de infecciones del tracto urinario --destaca la autora Catherine Putonti, profesora asociada de Bioinformática en la Universidad de Loyola, en Chicago--. Éste primer paso en la caracterización de los fagos ya presentes dentro de la vejiga tiene el potencial de identificar candidatos para estudios clínicos de terapia de fagos posteriores para el tratamiento de síntomas urinarios".

   Los investigadores examinaron 181 genomas bacterianos tomados del microbioma urinario femenino, que la doctora Putonti dice que son representativos de la diversidad filogenética de ese microbioma. "Encontramos que los fagos lisogénicos [fagos que insertan su ADN en los genomas de sus huéspedes] son ??abundantes dentro de las bacterias de la vejiga --subraya--. De hecho, son más abundantes de lo que esperábamos".

   Los investigadores encontraron un total de 457 secuencias de fagos en su mayoría noveles en el microbioma urinario. "Si bien ahora hay numerosos estudios que examinan fagos en el intestino, la boca, la vagina, la piel, etcétera; éste es el primer aspecto a gran escala de los fagos en la vejiga", afirma Putonti.

   Sin embargo, las secuencias virales que se encuentran en los genomas a menudo son fósiles de infecciones de hace mucho tiempo que ya no pueden reproducir partículas de virus independientes que pueden infectar bacterias adicionales. Para probar la viabilidad de estas secuencias, los científicos seleccionaron uno de los 181 genomas bacterianos y descubrieron que podían inducir a una de varias secuencias de fagos dentro de ese genoma para reproducirse.

   Los investigadores también encontraron que los fagos de distintas mujeres estaban claramente relacionados. "Esto sugiere que, como en el intestino, puede haber un conjunto común de fagos que residen en la vejiga, o al menos en la vejiga femenina", afirma Putonti.

Hubo alguna variación en la abundancia de fagos de vejigas sanas frente a aquellos aislados de mujeres con síntomas de infecciones del tracto urinario. "Esto sugiere que los fagos pueden contribuir a la salud urinaria y es una nueva y emocionante vía para futuras investigaciones --apunta Putonti--. Éste es sólo el primero en lo que probablemente serán numerosos estudios sobre la diversidad del fago del microbioma urinario".

   Hasta hace poco, se creía que la orina en individuos sanos era estéril. El coautor Alan Wolfe, profesor de Microbiología e Inmunología en Loyola, anuló ese dogma cuando su laboratorio descubrió el microbioma urinario femenino y ha estado a la vanguardia del aislamiento y la caracterización de especies bacterianas individuales de esta nueva comunidad bacteriana.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.