Vinculan la exposición a disolventes con mayor riesgo de esclerosis múltiple

MUJER, SILLA DE RUEDAS, ESCLEROSIS MÚLTIPLE
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / HALFPOINT - Archivo
Publicado 04/07/2018 8:11:39CET

   MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Las personas que han estado expuestas a pintura, barniz y otros disolventes y que también portan genes que las hacen más susceptibles al desarrollo de la esclerosis múltiple (EM) pueden tener riesgo mucho mayor de desarrollar la patología que las personas que solo tienen la exposición a disolventes o los genes de EM, según un estudio publicado en el número digital de este martes de 'Neurology', la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología.

   Las personas que están expuestas a la pintura u otros disolventes tienen un 50 por ciento más de probabilidades de desarrollar EM que las personas sin exposición. Las personas con exposición a disolventes que también portan los genes que los hacen más susceptibles a la EM tienen casi siete veces más probabilidades de desarrollar la enfermedad que las personas sin exposición a disolventes que no portan los genes de la EM.

   Para las personas que han sido fumadoras, el riesgo es aún mayor. Aquellas que han sido fumadoras con exposición a disolventes y portan los genes de EM registran 30 veces más probabilidades de desarrollar EM que aquellas que nunca han fumado o han estado expuestos a disolventes y que no poseen los factores de riesgo genéticos.

   "Estas son interacciones significativas donde los factores tienen un efecto mucho mayor en combinación con lo que hacen por sí mismos --dice la autora del estudio, Anna Hedström, del Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia--. Se necesita más investigación para comprender cómo interactúan estos factores para crear este riesgo. Es posible que la exposición a los disolventes y el tabaquismo impliquen inflamación pulmonar e irritación, que conducen a una reacción inmune en los pulmones".

UN CÓCTEL DE FACTORES QUE CONTRIBUYE SIGNIFICATIVAMENTE

   Para el estudio, los científicos identificaron a 2.042 personas que habían sido diagnosticadas recientemente con EM en Suecia y las compararon con 2.947 personas de la misma edad y sexo. Se emplearon análisis de sangre para determinar si los participantes tenían dos variantes del gen del antígeno leucocitario humano, una de las cuales hace que las personas sean más propensas a desarrollar EM y la otra reduce el riesgo de EM. También se preguntó a los participantes si habían estado expuestos a disolventes orgánicos, a productos de pintura o barniz y si alguna vez habían fumado.

   En el grupo sin ninguno de los genes de EM y sin fumar ni exposición a disolventes, había 139 personas con EM y 525 personas sin la enfermedad. En el grupo con los genes de EM y la exposición a disolventes, pero sin fumar, hubo 34 personas con EM y 19 personas sin la patología. En el grupo con genes EM y exposición a disolventes y tabaco, había 40 personas con EM y cinco personas sin la enfermedad. Los científicos determinaron que los genes de EM y la exposición a disolventes combinados eran responsables de un 60 por ciento estimado del riesgo de desarrollar EM.

   "Hace falta investigar cómo este cóctel de genes de EM, disolventes orgánicos y tabaquismo, contribuye de manera tan significativa al riesgo de EM", dice Gabriele C. DeLuca, de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, y miembro de la Academia Estadounidense de Neurología en un editorial acompañante.

   "Mientras tanto, evitar el humo del cigarrillo y la exposición innecesaria a disolventes orgánicos, particularmente combinados entre sí, parecería un cambio de estilo de vida razonable que las personas pueden realizar para reducir el riesgo de esclerosis múltiple, especialmente en personas con antecedentes familiares de la enfermedad", añade.

   Una limitación del estudio fue que los participantes debían recordar cualquier exposición que tuvieran a los disolventes, por lo que es posible que no los recordaran correctamente.