Publica 'Radiology'

Una variación genética, asociada con la atrofia cerebral en el deterioro cognitivo leve

Atrofia cerebral
SOCIEDAD RADIOLÓGICA DE AMÉRICA DEL NORTE
Actualizado 07/10/2014 5:15:06 CET

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

La presencia de una variante genética en personas con deterioro cognitivo leve se asocia con tasas aceleradas de atrofia cerebral, según concluye un nuevo estudio publicado en la edición digital de la revista 'Radiology'. El trabajo se centró en el gen de la apolipoproteína E (APOE), el factor genético más importante conocido en la enfermedad de Alzheimer no familiar (AD, en sus siglas en inglés).

APOE tiene diferentes alelos o variantes de genes, señala el autor principal del estudio, Jeffrey R. Petrella, profesor asociado de Radiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke, en Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos. "Todos llevamos dos alelos APOE y la mayoría de las personas tienen al menos una copia de la variante de APOE épsilon 3, que se considera neutral con respecto al riesgo de Alzheimer", afirma Petrella.

En contraste, el alelo menos común, épsilon 4, se asocia con un mayor riesgo de desarrollo de Alzheimer, edad más temprana de inicio y una progresión más rápida en los afectados en comparación con los otros alelos de APOE. Petrella y sus colegas analizaron datos recientes de la Iniciativa de Neuroimagen de la Enfermedad de Alzheimer, que involucran a 237 pacientes, con una edad media de 79,9, con un descenso leve pero notable en la habilidad cognitiva que está ligado a un mayor riesgo de Alzheimer.

Los investigadores utilizaron la resonancia magnética para medir las tasas de atrofia cerebral en estos pacientes durante un periodo de 12 a 48 meses. Los portadores de épsilon 4 en el grupo de estudio mostraron marcadamente mayores tasas de atrofia de los que tenían épsilon 3 en 13 de las 15 regiones del cerebro que se cree que son componentes clave de las redes cognitivas alteradas en la enfermedad de Alzheimer.

"Los resultados mostraron atrofia en las regiones cerebrales que sabemos que resultan afectadas por la enfermedad de Alzheimer en una población de pacientes que no tienen AD, pero están en riesgo", resalta Petrella, quien agrega que esto sugiere la posibilidad de que una red de un genotipo específico de las regiones cerebrales relacionadas sufre una atrofia más acelerada en el deterioro cognitivo leve y potencialmente subyace en el deterioro cognitivo observado.

Los investigadores no exploraron por qué APOE épsilon 4 podría acelerar la atrofia, pero es probable que el efecto se deba a una combinación de factores, según Petrella. "La proteína tiene un papel amplio en el transporte y el metabolismo normal de los lípidos y una función de protección a favor de las células del cerebro, incluyendo su papel en la degradación de beta-amiloide, una de las proteínas implicadas en la fisiopatología de la enfermedad de Alzheimer", argumenta.

Petrella predice que el aumento de los conocimientos sobre los efectos de la APOE mejorará el diseño y la ejecución de ensayos clínicos futuros. Por ejemplo, los investigadores podrían enriquecer sus muestras con pacientes épsion 4 en los ensayos de prevención del deterioro cognitivo leve para determinar mejor los posibles efectos del tratamiento sobre las regiones del cerebro vulnerables a la degeneración.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter