En pacientes con terapia antirretroviral

Utilizan radioinmunoterapia para eliminar restos de VIH

Actualizado 07/10/2014 7:42:46 CET

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Un equipo de científicos ha utilizado radioinmunoterapia (RIT) para destruir restos del virus de inmunodeficiencia humana (células infectadas por el VIH) en muestras de sangre de pacientes tratados con terapia antirretroviral, de forma que esta técnica podría convertirse en una nueva estrategia para curar la infección por VIH. Los autores de la investigación presentaron sus resultados en la reunión anual de la Sociedad Norteamericana de Radiológica (RSNA, en sus siglas en inglés) .

   La terapia antirretroviral altamente activa (HAART, en sus siglas en inglés) ha dado un vuelco al pronóstico de los pacientes infectados con el VIH al suprimir la replicación del virus en el cuerpo. Sin embargo, a pesar de su éxito en la reducción efectiva de la carga del VIH, los científicos creen que depósitos de células con infección latente persisten en el cuerpo, evitando la posibilidad de una cura permanente.

  "En un paciente con VIH en HAART, los medicamentos suprimen la replicación viral, lo que significa que mantienen el número de partículas virales muy bajo en la sangre de un paciente. Sin embargo, la terapia HAART no puede matar las células infectadas por el VIH", subraya la autora principal del estudio, Ekaterina Dadachova, profesora de Radiología, Microbiología e Inmunología en el Colegio de Medicina Albert Einstein College del Bronx, en Nueva York, Estados Unidos.

  "Cualquier estrategia para curar la infección por el VIH debe incluir un método para eliminar las células infectadas por el virus", afirma Dadachova, quien junto a sus colaboradores administró RIT a muestras de sangre de 15 pacientes con VIH tratados con HAART en el Centro Einstein-Montefiore para la Investigación del sida.

   RIT, que históricamente ha sido utilizado para tratar el cáncer, utiliza anticuerpos monoclonales, células clonadas que son reclutadas por el sistema inmunitario para identificar y neutralizar antígenos (objetos extraños, como bacterias y virus que estimulan una respuesta inmune en el cuerpo). El anticuerpo, diseñado en el laboratorio para reconocer y unirse a una célula antígeno específica, se empareja con un isótopo radiactivo y, cuando se inyecta en el torrente sanguíneo del paciente, se desplaza a la célula diana donde entrega la radiación.

  "En RIT, los anticuerpos se unen a las células infectadas y las matan por la radiación. Cuando se utilizan juntos HAART y RIT, matan el virus y las células infectadas, respectivamente", resume Dadachova, quien, para el estudio, emparejó el anticuerpo monoclonal mAb2556 diseñado para atacar una proteína expresada en la superficie de las células infectadas por el VIH con el radionúclido bismuto -213.

   Los investigadores encontraron que la RIT fue capaz de matar linfocitos infectados por el VIH tratados previamente con HAART, reduciendo la infección por el VIH en las muestras de sangre a niveles indetectables. "La eliminación de las células infectadas por el VIH con RIT fue profunda y específica", destaca la investigadora, agregando que el radionúclido usado en la radiación se administró sólo a las células infectadas por el VIH sin dañar las cercanas.

  Una parte importante del estudio probó la capacidad del anticuerpo radiomarcado para llegar a las células infectadas por el VIH en el cerebro y el sistema nervioso central. Mediante el uso de un modelo de barrera de sangre del cerebro humano in vitro, los investigadores demostraron que mAb2556 podría cruzar la barrera hematoencefálica y matar las células infectadas por el VIH sin dañar fuertemente la barrera.

  "El tratamiento antirretroviral penetra sólo parcialmente la barrera hematoencefálica, lo que significa que incluso si un paciente está libre de VIH por vía sistémica, el virus es todavía capaz de propagarse en el cerebro, causando trastornos cognitivos y deterioro mental", explica Dadachova. "Nuestro estudio demostró que RIT es capaz de matar las células infectadas por el VIH tanto sistémicamente como en el sistema nervioso central", insiste.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter