Y resuelve la infección por 'C. Difficile'

El trasplante de materia fecal restaura la composición bacteriana

Actualizado 21/10/2015 12:51:58 CET
Clostridium difficile
Foto: FLICKER/ WELLCOME IMAGES

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Científicos del Instituto de Ciencias del Genoma de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland y médicos del Hospital Sinaí, ambas instituciones en Baltimore, Estados Unidos, han encontrado que la restauración de las útiles bacterias normales de los intestinos puede servir de tratamiento para los pacientes que sufren de infecciones por 'Clostridium difficile' recurrente.

   Así, el trasplante de materia fecal de donantes sanos en pacientes con infección por 'C. Difficile' recurrente (RCDI, en sus siglas en inglés) parece restaurar la composición bacteriana normal y resolver la infección, según las conclusiones de su estudio, publicadas en la edición de este martes de la revista 'Plos One'.

'C. Difficile', una de las infecciones nosocomiales más comunes, es responsable de gran parte de la diarrea asociada a antibióticos. La tasa de RCDI después de la terapia antibiótica estándar es de alrededor del 20 por ciento y mayor en los pacientes que reciben regímenes de antibióticos adicionales.

La morbilidad y la mortalidad por 'C. Difficile' recurrente, así como los costes sanitarios asociados, han ido aumentando en los últimos años y están vinculadas a aproximadamente 14.000 muertes al año y un costo estimado de  800 millones de dólares (unos 590 millones de euros) en Estados Unidos.

   Los pacientes con RCDI poseen menor diversidad de bacterias intestinales beneficiosas, lo que puede contribuir a la enfermedad. El trasplante de la microbiota fecal (FMT, en sus siglas en inglés) ha llamado recientemente la atención como una opción de tratamiento viable para pacientes con RCDI porque su objetivo es restaurar una combinación normal de bacterias intestinales en el paciente.

La FMT ha tenido gran éxito en el tratamiento de RCDI, pero todavía no se comprende cómo funciona ni se han estudiado sus efectos a largo plazo en la microbiota del paciente. El objetivo de este estudio fue describir los efectos inmediatos y a largo plazo de la FMT en el microbioma de los pacientes con RCDI aplicando una estrategia de muestreo simultáneo de pacientes postFMT y los donantes sanos como control.

   Los investigadores examinaron a una gran población de pacientes FMT y los donantes, de los cuales se tomaron muestras en múltiples momentos en el tiempo hasta un año después del tratamiento en el Hospital Sinaí de Baltimore. "Las nuevas herramientas genómicas y los métodos de análisis bioinformáticos nos permiten estudiar mejor los sutiles cambios de la microbiota en los pacientes después de FMT", destaca uno de los autores, W. Florian Fricke, profesor asistente de Microbiología e Inmunología en el Instituto de Ciencias del Genoma (IGS, en sus siglas en inglés) de la Universidad de Maryland.

   A su jucio, es algo "especialmente importante", puesto que sólo se está empezando a tener una idea de si FMT cambiará permanentemente la microbiota del paciente. "Una mejor comprensión de los acontecimientos de la microbiota asociada con la enfermedad y la recuperación inducida por FMT podría conducir a mejores tratamientos con un control de la microbiota fabricada, que también podría llegar a ser relevante como una opción de tratamiento para otras enfermedades asociadas con la microbiota en el futuro", subraya.

Según el director de la División de Gastroenterología del Hospital Sinaí, Sudhir K. Dutta, la pregunta clínica clave está relacionada con la recurrencia de la infección por 'C. Difficile' en un subgrupo de pacientes. "El seguimiento a largo plazo de estos pacientes es fundamental para los estudios genómicos que ayudarán a identificar los cambios fundamentales en la microbiota bacteriana de estos pacientes", afirmó, agregando que, mediante la comprensión de estos cambios microbianos, se espera identificar biomarcadores de susceptibilidad a través de esta infección en este subgrupo de pacientes.

"Este estudio ayuda a subrayar la importancia del microbioma en el mantenimiento de la salud y demuestra que las bacterias buenas desempeñan un papel integral en las defensas inmunes contra la enfermedad", apunta el vicepresidente de Asuntos Médicos en la Universidad de Maryland, E. Albert Reece, también decano de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland. Este experto entiende que los hallazgos tienen también potencial terapéutico para otras patologías relacionadas con la microbiota, como la obesidad y la diabetes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter