Trasplante de islotes pancreáticos para la diabetes tipo 1

Diabetes
FLICKR - Archivo
Publicado 22/03/2018 7:16:34CET

   MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La calidad de vida de las personas con diabetes tipo 1 que tenían hipoglucemia grave frecuente --un nivel potencialmente bajo de glucosa en sangre (azúcar en la sangre)-- mejoró consistentemente y dramáticamente después del trasplante de islotes pancreáticos productores de insulina, según los hallazgos publicados en la edición digital de este miércoles de 'Diabetes Care'.

   Los resultados provienen de un ensayo clínico de fase 3 financiado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) y el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), los cuales forman parte de los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses.

   Las mejoras más importantes se observaron en la calidad de vida relacionada con la diabetes. Los receptores de islotes también informaron de un mejor estado general de salud tras el trasplante, a pesar de la necesidad de un tratamiento de por vida con medicamentos inmunosupresores para prevenir el rechazo del trasplante. Los investigadores observaron estas mejoras incluso entre los receptores de trasplantes que aún requerían terapia con insulina para controlar su diabetes.

   El ensayo incluyó a 48 personas con diabetes tipo 1 que tenían desconocimiento de la hipoglucemia, capacidad deficiente para detectar caídas en los niveles de glucosa en sangre, y experimentaban episodios frecuentes de hipoglucemia grave a pesar de recibir atención experta.

Resultados clínicos previamente informados del ensayo demostraron que el trasplante de islotes previene la hipoglucemia grave y mejora la conciencia y el control de la glucosa en sangre. El estudio fue realizado por el 'Clinical Islet Transplantation Consortium', financiado por los NIH.

   "Aunque la terapia con insulina salva vidas, la diabetes tipo 1 sigue siendo una afección extremadamente difícil de manejar --afirma el director del NIAID, Anthony S. Fauci--. Para las personas que no pueden controlar la diabetes tipo 1 a pesar del manejo médico óptimo, el trasplante de islotes ofrece esperanza mejorando no solo la salud física sino también la calidad de vida en general".

REDUCE DE LOS EVENTOS DE HIPOGLUCEMIA

   Los islotes pancreáticos liberan la hormona insulina, que ayuda a controlar los niveles de glucosa en la sangre. En la diabetes tipo 1, el sistema inmune del cuerpo ataca y destruye las células productoras de insulina en los islotes. Las personas con la enfermedad deben tomar insulina para vivir, pero las inyecciones de insulina o las bombas no pueden controlar los niveles de glucosa en la sangre con tanta precisión como la insulina liberada naturalmente por el páncreas. Incluso, con una monitorización diligente, la glucosa en sangre a menudo puede alcanzar niveles que son más altos o más bajos de lo normal.

   Un nivel bajo de glucosa en la sangre o hipoglucemia generalmente se acompaña de temblores, sudoración, náuseas y/o palpitaciones cardiacas; unos síntomas que inducen a la persona a comer o beber para elevar su glucosa en sangre. Sin embargo, algunas personas no experimentan estos primeros signos de advertencia. Este conocimiento deficiente de la hipoglucemia eleva el riesgo de eventos potencialmente graves de hipoglucemia potencialmente mortales, durante los cuales la persona no puede tratarse a sí misma. Estos episodios pueden provocar accidentes, lesiones, coma y muerte.

   "Las personas con diabetes tipo 1 que corren un alto riesgo de sufrir episodios de hipoglucemia tienen que actuar con precaución en todo momento, incluso mientras duermen. Es un esfuerzo agotador que, como los propios eventos, puede evitar que vivan vidas completas", señala el director de NIDDK, Griffin P. Rodgers. "Aunque el trasplante de islotes sigue siendo experimental, estamos muy animados por estos hallazgos, ya que estamos mejorando rápidamente otros tratamientos para ayudar a las personas con diabetes tipo 1 a gestionar y controlar la glucosa en sangre, incluida la tecnología del páncreas artificial".

   Los 48 participantes del estudio recibieron al menos un trasplante de islote. Un año después del primer trasplante, 42 participantes (88 por ciento) estaban libres de eventos graves de hipoglucemia, habían establecido un control de glucosa en sangre casi normal y habían recuperado el conocimiento de la hipoglucemia.

   Solo se necesita un pequeño número de células funcionales productoras de insulina para restaurar la conciencia hipoglucémica, pero esta cantidad puede no ser suficiente para regular completamente los niveles de glucosa en sangre de una persona. Aproximadamente, la mitad de los receptores de trasplantes necesitaron continuar tomando insulina para controlar sus niveles de glucosa en sangre.

   El diseño del estudio incorporó cuatro encuestas de calidad de vida bien establecidas y disponibles comercialmente, que se realizaron repetidamente a los participantes antes y después del trasplante de islotes. Dos de las encuestas fueron específicas para la diabetes, mientras que dos evaluaban la salud en general.

   "Este estudio fue muy riguroso en términos del número de medidas utilizadas para evaluar la calidad de vida y el número de evaluaciones realizadas", dice la coautora del artículo, Nancy D. Bridges, jefa de la Rama de Trasplante en el NIAID. "Los receptores de trasplante de islotes no solo informaron una disminución en las preocupaciones y temores relacionados con su diabetes, sino que también se sintieron mejor en general, a pesar de la necesidad de tomar medicamentos inmunosupresores diarios para prevenir el rechazo del trasplante", añade.

   Las mejoras en las características de la calidad de vida fueron similares entre los receptores de islotes que aún necesitaban insulina para controlar su diabetes y los que no. Los investigadores concluyeron que la eliminación de la hipoglucemia grave y los temores asociados explicaron estas mejoras, que parecen superar las preocupaciones sobre la necesidad de continuar con las inyecciones de insulina.