Según un estudio en ratones

Tener hambre elimina la percepción del dolor crónico

Hambre, dolor
GETTY IMAGES / ENERGYY
Publicado 23/03/2018 8:17:35CET

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El dolor puede ser valioso, ya que, sin él, podríamos dejar que nuestra mano permanezca en una estufa caliente, por ejemplo. Pero el dolor más duradero, como el dolor inflamatorio que puede surgir después de una lesión, puede ser debilitante y costoso, impidiéndonos completar tareas importantes. En entornos naturales, el letargo provocado por tal dolor podría incluso dificultar la supervivencia.

Según una investigación realizada por neurocientíficos de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, el cerebro tiene una forma de suprimir el dolor crónico cuando un animal está hambriento, lo que le permite buscar alimento y dejar intacta la respuesta al dolor agudo. Su trabajo identificó una pequeña población de 300 células cerebrales responsables de la capacidad de priorizar el hambre sobre el dolor crónico, un grupo de neuronas que pueden ofrecer objetivos para nuevas terapias para el dolor.

"En neurociencia somos muy buenos para estudiar un comportamiento a la vez --dice J. Nicholas Betley, profesor asistente de Biología en la Facultad de Artes y Ciencias de Penn--. Mi laboratorio estudia el hambre y podemos encontrar neuronas que hacen que estés hambriento y manipular esas neuronas y controlar su actividad. Pero en el mundo real, las cosas no son tan simples. No estás en una situación aislada donde solo estás hambriento. Esta investigación fue para tratar de entender cómo un animal integra múltiples necesidades para llegar a una conclusión conductual que es óptima".

"No establecimos tener esta expectativa de que el hambre influiría en la sensación de dolor de manera tan significativa --dice Amber Alhadeff, de la Universidad de Pensilvania--, pero cuando vimos que estos comportamientos se desarrollaban ante nosotros, tenía sentido. Si eres un animal, no importa si tienes una lesión, debes ser capaz de superarla para encontrar los nutrientes que necesitas para sobrevivir".

El laboratorio de Betley se ha centrado en estudiar el hambre, en particular, cómo el hambre puede alterar la percepción. Intrigados por cómo el hambre puede interactuar con la sensación de dolor, los investigadores, cuyo trabajo se publica en la revista 'Cell', observaron cómo los ratones que no habían comido durante 24 horas respondían al dolor agudo o al dolor inflamatorio a largo plazo, que se cree que involucra la sensibilización de los circuitos neuronales en el cerebro.

MENOS DETECCIÓN DE DOLOR INFLAMATORIO CUANDO SE ESTÁ HAMBRIENTO

El equipo de Penn descubrió que los ratones hambrientos aún respondían a las fuentes de dolor agudo, pero que parecían menos receptivos al dolor inflamatorio que sus contrapartes bien alimentadas. Su comportamiento fue similar al de los roedores que recibieron un analgésico antiinflamatorio. En un experimento de acondicionamiento, los científicos encontraron que los animales hambrientos no evitaban un lugar donde habían estado expuestos al dolor inflamatorio, mientras que los ratones que no tenían hambre evitaban el lugar.

Eso planteó la pregunta de qué parte del cerebro estaba procesando esta intersección entre el hambre y el dolor. Para averiguarlo, los investigadores activaron experimentalmente un grupo de neuronas que se sabe que son activadas por el hambre, las neuronas de proteínas relacionadas con el agouti (AgRP) y encontraron que las respuestas al dolor crónico disminuyeron, mientras que las respuestas agudas al dolor permanecieron intactas.

Para obtener más información acerca de la región cerebral involucrada, el equipo luego observó qué subpoblación de neuronas AgRP parecía integrar las señales del hambre con dolor inflamatorio. Activando cada subpoblación de neuronas AgRP de a una por vez, Betley, Alhadeff y sus colegas encontraron que la estimulación de solo unos pocos cientos de neuronas AgRP que se proyectan hacia el núcleo parabraquial suprimía significativamente el dolor inflamatorio.

"Fue realmente sorprendente --subraya Alhadeff--. Mostramos que la respuesta aguda al dolor estaba perfectamente intacta, pero el dolor inflamatorio se suprimió en una medida muy significativa". "Lo realmente interesante para mí es que, de un cerebro de miles de millones de neuronas, este comportamiento específico está mediado por unas 300 neuronas", afirma Betley.

Experimentos adicionales identificaron el neurotransmisor, una molécula llamada NPY, responsable de bloquear selectivamente las respuestas inflamatorias al dolor. Los receptores de bloqueo de NPY revirtieron los efectos del hambre y el dolor volvió. Los investigadores están entusiasmados por la posible relevancia clínica de sus hallazgos.

Si se mantienen en los seres humanos, este circuito neuronal ofrece un objetivo para mejorar el dolor crónico que puede persistir después de las lesiones, un tipo de dolor que actualmente se aborda con frecuencia por los medicamentos opiáceos, fármacos que también inhiben el dolor agudo. "No queremos cerrar por completo el dolor --dice Alhadeff-- existen razones adaptativas para el dolor, pero sería genial poder atacar solo el dolor inflamatorio".

Los investigadores quieren ahora mapear con mayor profundidad cómo el cerebro procesa el dolor inflamatorio con el fin de poder identificar más objetivos para suprimirlo. Y continuarán considerando cómo se integran los distintos comportamientos de funcionamiento en el cerebro y la forma en que el cerebro los procesa y prioriza.

"Hemos iniciado una nueva forma de pensar sobre cómo se prioriza el comportamiento --resume Betley--. No es que toda la información se canalice hacia los centros de pensamiento superior en el cerebro, sino que existe una jerarquía, una competencia que ocurre entre diferentes impulsos, que se produce antes de que se perciba algo así como el dolor".

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.