Tener diabetes tipo 1 de joven implica mayor riesgo cardiovascular y menor esperanza de vida

Leche, niño obeso, desayuno
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / KWANCHAICHAIUDOM
Publicado 13/08/2018 16:55:28CET

MADRID, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

Ser diagnosticado con diabetes tipo 1 a una edad temprana se asocia con más complicaciones cardiovasculares y una menor esperanza de vida. En concreto, las personas con esta enfermedad que son diagnosticadas siendo jóvenes tienen, en promedio, una vida 16 años más corta en comparación con las personas sin diabetes, y 10 años más corta que las personas diagnosticadas en una edad más avanzada.

Estos hallazgos, publicados en la revista 'The Lancet', provienen de un gran estudio observacional en Suecia que evaluó a más de 27.000 personas con diabetes tipo 1 y más de 135.000 controles emparejados durante un promedio de 10 años. Con alrededor de la mitad de las personas con diabetes tipo 1 diagnosticada antes de los 14 años, los autores enfatizan la necesidad de considerar un uso más amplio y más temprano de medidas cardioprotectoras como estatinas y medicamentos para reducir la presión arterial en esta población de alto riesgo.

"Aunque el riesgo relativo de enfermedad cardiovascular aumenta después de un diagnóstico temprano de diabetes, el riesgo absoluto es bajo. Sin embargo, la edad al inicio de la enfermedad parece ser un determinante importante de la supervivencia, así como los resultados cardiovasculares en la etapa adulta temprana, lo que justifica la consideración de un tratamiento antes con medicamentos cardioprotectores", señala el doctor Araz Rawshani, de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), quien codirigió la investigación.

Las nuevas estimaciones sugieren que las personas diagnosticadas antes de los 10 años tienen un riesgo 30 veces mayor de sucesos cardiovasculares graves, como infarto de miocardio (0,31 casos por 100.000 personas por año para los participantes con diabetes frente a 0,02 casos por cada 100.000 personas por año) enfermedad cardíaca (0,5 frente a 0,03) que aquellos en la población general, mientras que los niveles de riesgo son alrededor de seis veces más altos para las personas diagnosticadas entre las edades de 26 y 30 (0,87 frente a 0,25 y 1,80 frente a 0,46, respectivamente).

Las personas con diabetes tipo 1 de inicio más joven tienen cuatro veces más probabilidades de morir por cualquier causa (0,61 frente a 0,17) y tienen más de siete veces el riesgo de morir por enfermedad cardiovascular (0,09 frente a 0,02) que sus homólogos sin diabetes. Por el contrario, las personas diagnosticadas por primera vez entre las edades de 26 y 30 se enfrentan a un riesgo tres veces menor de morir por cualquier causa (1,9 frente a 0,6) y enfermedad cardiovascular (0,56 frente a 0,15), en comparación con sus pares sin diabetes.

El profesor explica:

"Si bien los niveles de riesgo absoluto son más altos en individuos que desarrollan diabetes cuando son mayores, simplemente debido a que la edad es un gran factor, el riesgo en comparación con controles sanos es mucho más alto en aquellos que desarrollaron diabetes cuando eran más jóvenes. Si este mayor riesgo persiste en el tiempo en tales individuos, se esperaría que tengan los mayores riesgos absolutos en cualquier edad posterior. De hecho, aquellos que desarrollan diabetes tipo 1 cuando son menores de 10 años de edad experimentan las mayores pérdidas en la esperanza de vida, en comparación con los controles sanos. Esto es algo que no apreciamos del todo antes", explica Naveed Sattar, coautor de la Universidad de Glasgow (Reino Unido).

Los investigadores calcularon el exceso de riesgo de mortalidad por todas las causas, mortalidad cardiovascular, ataque cardiaco agudo, accidente cerebrovascular, enfermedad cardiovascular, enfermedad coronaria, insuficiencia cardiaca y fibrilación auricular en 27.195 individuos del Registro Nacional de Diabetes de Suecia, en comparación con 135.178 controles emparejados por edad, sexo y condado de la población general (edad promedio 29 años).

Las personas con diabetes, que se registraron entre enero de 1988 y diciembre de 2012, fueron evaluadas durante una media de 10 años, y se dividieron en grupos por edad en el momento del diagnóstico: 0-10 años, 11-15 años, 16-20 años, 21-25 años y 26-30 años.