El temor a no dormir bien puede convertirse en la causa principal del mantenimiento del insomnio

El miedo a no dormir puede ser causa del mantenimiento del insomnio
ISTOCK - Archivo
Publicado 19/04/2018 13:36:18CET

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Tener miedo a no dormir bien puede convertirse en el factor principal que hace que el insomnio se mantenga en el tiempo, según asegura la Cátedra de la Investigación del Sueño de la Universidad de Granada-Grupo Lo Monaco.

La persona que padece el problema entra en un círculo vicioso por la preocupación excesiva en torno a este tema. Estar pendiente de que aparezcan signos que indiquen que se tiene sueño puede provocar una vigilia activa. Además, conforme se acerca la noche, aumenta el temor a no poder dormir y esto hace que la activación física, emocional y cognitiva también vayan en aumento.

Después de una mala noche de sueño, las personas con el problema no sólo se preocupan por la noche pasada y por las consecuencias que tendrá durante el día, sino que también piensan en la noche siguiente.

"Muchos de nosotros hemos experimentado alguna mala noche pero, afortunadamente, esas malas noches han pasado y hemos reuperado la calidad de nuestro sueño", ha apuntado al respecto el experto en la Cátedra de la Investigación del Sueño de la Universidad de Granada-Grupo Lo Monaco, Alejandro Guillén Riquelme.

Esto es lo que se llama insomnio transitorio. Causado normalmente por factores ambientales, como calor en verano o preocupación por algún problema, la calidad del sueño se recupera cuando la causa del insomnio desaparece. "Por ejemplo, las preocupaciones pueden hacer que durmamos mal durante algunas noches, pero cuando el problema que nos preocupa se soluciona, volveremos a dormir bien", ha explicado Guillén.

Entre el 20 y el 30 por ciento de la población presenta síntomas de insomnio, pero el 9 por ciento lo padece de forma crónica.

EVITAR SUSTANCIAS Y PREOCUPARSE DEMASIADO

La cafeína, la nicotina o el alcohol son sustancias a las que se suele recurrir para paliar los efectos de una noche de insomnio. Sin embargo, aunque pueden resultar útiles durante el día posterior, dificultarán la conciliación del sueño esa noche y prolongarán el insomnio.

Por otro lado, la Cátedra de la Investigación del Sueño de la Universidad de Granada-Grupo Lo Monaco recomienda que, si se está pasando por una época en la que no se duerme bien, no hay que preocuparse de forma excesiva.