Suplementos de aceite de pescado y probióticos en el embarazo pueden reducir el riesgo de alergias infantiles

Suplemento
PIXABAY/ STEVEPB
Publicado 02/03/2018 8:13:37CET

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

Científicos del 'Imperial College London', en Reino Unido, evaluaron más de 400 estudios con 1,5 millones de personas para estudiar cómo la dieta de una mujer embarazada afecta al riesgo de alergia y eccema de su bebé. Como parte del estudio, descubrieron que cuando las mujeres embarazadas tomaban una cápsula diaria de aceite de pescado entre las 20 semanas de embarazo y durante los primeros tres a cuatro meses de lactancia, el riesgo de alergia al huevo en el niño se reducía en un 30 por ciento.

El equipo, contratado por la Agencia de Regulación Alimenticia británica, también descubrió que tomar un suplemento probiótico diario durante las 36-38 semanas de embarazo y durante los primeros de tres a seis meses de lactancia redujo el riesgo de que un niño desarrollara eccema en un 22 por ciento. Los investigadores, que publican su metaanálisis en la revista 'PLOS Medicine', no encontraron evidencia de que evitar alimentos potencialmente alergénicos como nueces, productos lácteos y huevos durante el embarazo marcara una diferencia en el riesgo de alergia o eccema del niño.

El doctor Robert Boyle, autor principal de la investigación del Departamento de Medicina del Imperial College de Londres, explicóa: "Las alergias a los alimentos y el eccema en los niños son un problema creciente en todo el mundo. Aunque se ha sugerido que lo que una mujer come durante la gestación puede afectan al riesgo de su bebé de desarrollar alergias o eczema, hasta ahora nunca ha habido un análisis tan completo de los datos".

Y añade: "Nuestra investigación sugiere que los suplementos de aceite de pescado y probióticos pueden reducir el riesgo de un niño de desarrollar una afección alérgica, y deben tenerse en cuenta estos hallazgos cuando se actualicen las pautas para las mujeres embarazadas". El equipo también evaluó una gran cantidad de factores dietéticos durante el embarazo, incluida la ingesta de frutas, verduras y vitaminas, pero no encontró pruebas claras de que alguno de estos afectara el riesgo de alergia o eccema.

Las alergias a alimentos, como nueces, huevo, leche o trigo, afectan a uno de cada 20 niños en Reino Unido. Son causados ??por el mal funcionamiento del sistema inmune y una reacción excesiva a estos alimentos inofensivos, lo que desencadena síntomas como erupciones, hinchazón, vómitos y sibilancias. El eccema afecta a uno de cada cinco niños en Reino Unido y provoca piel seca, agrietada e irritada. Las causas del eccema y las alergias no se conocen por completo, pero las alergias son más comunes en personas que padecen eccema.

Ahora se necesita más investigación para comprender cómo los probióticos y los aceites de pescado pueden reducir el riesgo de alergia y eccema, propone la coautora del estudio Vanessa Garcia-Larsen, doctora del Instituto Nacional del Corazón y los Pulmones de Imperial. "A pesar de que las alergias y el eccema están en el aumento, y afectando a millones de niños, todavía estamos buscando las causas de estas afecciones y cómo prevenirlas", lamenta. Garcia-Larsen, que también trabaja en la Universidad John Hopkins, en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, agrega: "Este estudio ha proporcionado pistas, que ahora debemos seguir con más investigaciones".

En el estudio actual, el equipo evaluó 28 ensayos de suplementos probióticos durante el embarazo, en los que participaron alrededor de 6.000 mujeres. Los probióticos contienen bacterias vivas que pueden influir en el equilibrio natural de los insectos en el intestino. Investigaciones anteriores han vinculado una interrupción en las bacterias naturales de los intestinos con el riesgo de alergia.

En la investigación, las participantes tomaron probióticos durante el embarazo y la lactancia en forma de cápsula, polvo o bebida (la mayoría de los yogures no contienen suficiente probiótico). Los autores descubrieron una reducción en el riesgo de que un niño desarrollara eccema (entre las edades de 6 meses y 3 años) en un 22 por ciento, lo que equivale a 44 casos de eczema por cada 1000 niños. Los científicos agregan que los probióticos, que en su mayoría contenían una bacteria llamada 'Lactobacillus rhamnosus', no se usaron al principio del embarazo.

REDUCCIÓN DE 30 CASOS POR MIL GRACIAS AL ACEITE DE PESCADO

El equipo también evaluó alrededor de 19 ensayos de suplementos de aceite de pescado durante el embarazo, en los que participaron alrededor de 15.000 personas. Estos estudios revelaron una reducción del 30 por ciento en el riesgo de alergia al huevo a la edad de 1 años, lo que equivale a una reducción de 31 casos de alergia al huevo por cada 1000 niños. La alergia al huevo se probó con una prueba cutánea, donde se pincha una pequeña cantidad de huevo sobre la piel.

En los estudios que utilizaron suplementos de aceite de pescado, las cápsulas contenían una dosis estándar de ácidos grasos omega-3 (no se encontró que otro tipo de ácido graso, llamado omega-6, tenga ningún efecto sobre el riesgo de alergia). Boyle recuerda que investigaciones previas sugieren que los aceites de pescado pueden ayudar a reducir el sistema inmune y evitar que reaccione en exceso.

La mayoría de los ensayos usaron suplementos, aunque uno involucró comer pescado azul, y algunos otros usaron aceites que no son de pescado, como los aceites de nueces. El Departamento de Salud aconseja a las mujeres que no coman más de dos porciones de pescado azul a la semana, y que evite el tiburón, el pez espada o el marlín, ya que contienen altos niveles de mercurio.

El equipo también descubrió que tomar suplementos de aceite de pescado durante el embarazo reducía el riesgo de alergia al cacahuete en un 38 por ciento. Sin embargo, advierten que este hallazgo se basó solo en dos estudios, y no es tan fiable para la alergia al huevo y los resultados del eccema. El estudio también reveló cierta evidencia de vínculos entre una mayor duración de la lactancia y un menor riesgo de eccema, y ??la lactancia también se relacionó con un menor riesgo de diabetes tipo 1.