Estrategias para sobrellevar el trastorno

Superar la enuresis nocturna

Actualizado 28/05/2014 16:40:32 CET
Enuresis noctura
Foto: GETTY

MADRID, 28 May. (Infosalus/EP) -

   La micción involuntaria nocturna en la cama supone un problema para muchos padres que no sólo sienten que el proceso natural de maduración de sus hijos se ha bloqueado sino que enfrentan días en los que la somnolencia aumenta la irritabilidad y el malestar de grandes y pequeños.

   Según explican en el sitio web dirigido a la población de la Clínica Cleveland en Estados Unidos (health.clevelandclinic.org) la enuresis se define como la micción involuntaria en niños de cinco años o mayores. Los especialistas recomiendan consultar con un pediatra de atención primaria, un nefrólogo o un urólogo pediátricos.

   El aspecto que subyace suele ser que la vejiga aún no ha madurado. Además, hay que tener en cuenta que alrededor del 15 por ciento de los niños de 5 años o más que mojan la cama dejan de hacerlo en ese mismo año, señalan desde el blog americano. Estos niños además no suelen presentar otros problemas médicos y es probable que existan antecedentes familiares.

   Para ayudar a los padres con este problema los especialistas en nefrología pediátrica Halima Janjua y el urólogo pediatra Audrey Rhee del equipo de la clínica estadounidense sugieren los siguientes consejos.

1. Cambiar las horas a las que el niño bebe: recomiendan un mayor consumo de fluidos más pronto durante el día y reducirlo en las horas vespertinas.

2. Planificar visitas al cuarto de baño: llevar al niño de forma regular a hacer pis, cada dos o tres horas, y justo antes de ir a la cama.

3. Alentar al niño: hacer sentir al niño bien sobre su progresión al recompensarle por sus logros de forma consistente.

4. Eliminar los irritantes de la vejiga: por la noche, comenzar eliminando la cafeína procedente por ejemplo de los batidos de chocolate y el cacao y si esto no funciona eliminar los zumos cítricos, los condimentos artificiales, los dulces y los colorantes (sobre todo los rojos). Muchos padres no son conscientes de que todos ellos pueden irritar la vejiga de un niño.

5. Evitar la sed excesiva: si en el colegio lo permiten, es conveniente proporcionar al niño una botella de agua para que pueda beber de forma constante durante el día. Esto evita la sed excesiva después de la escuela.

6. Tener en cuenta si el estreñimiento interviene: dado que el recto está justo detrás de la vejiga, las dificultades derivadas del estreñimiento pueden suponer en sí mismas un problema para la vejiga, en especial por la noche. Esto afecta a una tercera parte de los niños que mojan la cama, aunque es improbable que los niños sepan identificar o compartir información sobre el estreñimiento.

7. No despertar al niño para orinar: despertar de forma aleatoria al niño durante la noche y preguntarle si quiere hacer pis no es la respuesta ya que esto llevará sólo a una mayor falta de sueño y frustración.

8. No recurrir al castigo: enfadarse con el niño no le ayuda a aprender. El proceso no tiene por qué suponer un conflicto.

9. Existen alarmas específicas que se activan si detectan la humedad en la ropa interior del niño o en el colchón. Sin embargo, esto no significa que el niño se despierte sino que los padres deben levantar al niño, llevarlo al baño, limpiar la cama y repetir el proceso.

10. Medicamentos: aunque existen no suelen recomendarse ya que poseen efectos secundarios y suponen una solución temporal en vez de global.

Cuando mojar la cama señala problemas más graves

De manera ocasional, mojar la cama es un signo de algo más importante, lo que incluye:

* Apnea del sueño: si el niño ronca mucho o muestra signos de apnea del sueño, el doctor Rhee investigaría más, de otro modo no es un motivo principal de evaluación cuando un niño tiene problemas mojando la cama.

* Infecciones del tracto urinario: una muestra de orina puede detectar estas infecciones, que es una prueba típica que los médicos pedirán cuando mojar la cama es un problema.

* Diabetes: una muestra de orina puede también detectar diabetes en el niño.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter