Se experimenta una mezcla de sentidos

La sinestesia es común en el autismo

Actualizado 07/10/2014 8:49:52 CET

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las personas con autismo tienen más probabilidades de padecer también sinestesia, una condición por la que se experimenta una mezcla de los sentidos, como ver colores cuando se escuchan sonidos o que las notas musicales evoquen distintos gustos, según concluye una investigación que se publica en la revista 'Molecular Autism'.

El autismo se diagnostica cuando una persona se cierra a las relaciones sociales y la comunicación y muestra un interés inusualmente bajo a cualquier cambio y se resiste a ellos. Un equipo de científicos de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, descubrió que mientras que la sinestesia sólo se produce en el 7,2 por ciento de las personas, es común en el 18,9 por ciento de los afectados por autismo.

A nivel cerebral, la sinestesia implica conexiones atípicas entre las áreas del cerebro que normalmente no se conectan entre sí, de modo que una sensación en un canal activa automáticamente una percepción en otro, y también se ha postulado que en el autismo hay más conectividad de las neuronas, por lo que la persona autista se centra más en pequeños detalles pero tiene problemas para hacer un seguimiento de todo el panorama.

El equipo de este estudio, dirigido por el profesor Simon Baron-Cohen, del Centro de Investigación del Autismo en la Universidad de Cambridge, analizó a 164 adultos con condiciones del espectro autista y 97 adultos sin autismo. Los científicos estudiaron y confirmaron la predicción de que si tanto el autismo como la sinestesia implican excesiva conectividad neuronal, entonces la sinestesia podría ser desproporcionadamente común en el autismo.

Entre las 31 personas con autismo que también tenían sinestesia, las formas más comunes de esta última condición eran "grafema-color" (18 de ellos informaron de que letras en blanco y negro les inspiraban colores) y "sonido-color" (21 dijeron tener una experiencia visual de color provocada por los sonidos). Otros 18 informaron tanto de que los gustos como los olores desencadenaban una experiencia visual de color.

"Esta nueva investigación nos da una nueva pista emocionante que nos anima a la búsqueda de genes que son compartidos entre estas dos condiciones y que podría desempeñar un papel en cómo el cerebro forma o pierde conexiones neuronales", afirmó otro miembro del equipo, el profesor Simon Fisher, director del Departamento de Lengua y Genética en el Instituto Max Planck de Nijmegen, Países Bajos.

A ello, la investigadora del equipo Donielle Johnson, de la Universidad de Cambridge, añade que las personas con autismo tienen altos niveles de hipersensibilidad sensorial y que este estudio da un paso más en la identificación de la sinestesia como un tema importante que ha sido pasado por alto en esta población. "Esto tiene relevantes implicaciones para que los educadores y los médicos diseñen entornos de aprendizaje amigables para el autismo", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter