Sida

Cerca de 100 hospitales españoles participan en un programa de ayuda para dejar de fumar a pacientes con VIH

Actualizado 04/08/2008 14:42:59 CET

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

La compañía Bristol-Myers Squibb ha puesto en marcha el programa 'Edinta' en el que 97 hospitales españoles participan actualmente para ayudar a los pacientes con VIH a dejar de fumar. Se estima que el 60 por ciento de la población seropositiva es fumadora, un factor de riesgo vascular que "hace algo más de una década, cuando la infección era mortal, no era prioritario, pero que ahora hay que vigilar muy de cerca", según informó hoy la farmacéutica estadounidense.

Para esta campaña se ha editado un material específico y especializado para el tratamiento del tabaquismo, diseñado principalmente para su utilización en las consultas de VIH. El programa, en cuya realización han participado fundamentalmente especialistas en VIH, consta de tres 'kits', en función de si el paciente "no se plantea dejar de fumar", "contempla esa posibilidad" o "está decidido a hacerlo".

Se incluyen fichas de tareas, consejos, información, pautas de tratamiento y herramientas útiles para que el paciente aprenda a vivir sin tabaco, vigile su riesgo cardiovascular y mejorar así su calidad de vida.

"La idea es concienciar a los pacientes de los beneficios que tiene para su salud el abandono del tabaco y fomentar una intervención más proactiva en las consultas de VIH a la hora de aconsejar que el paciente se deshabitúe del hábito tabáquico, así como registrar el hábito de fumar en la historia clínica", aseguró el director de la Unidad de Gestión Clínica de Enfermedades Infecciosas del Hospital Infanta Elena de Huelva, el doctor Ignacio Suárez.

PLAN PERSONALIZADO

"En función del grado de motivación del paciente para dejar de fumar y de su grado de dependencia, se establece un plan terapéutico personalizado de seguimiento orientado a la deshabituación tabáquica", explicó el doctor.

"Cada vez parece más claro que la propia infección por el VIH acelera las complicaciones relacionadas con el riesgo cardiovascular, por eso es clave actuar sobre el tabaquismo", afirmó Suárez. "Ya teníamos pacientes dispuestos a dejar el hábito y qué mejor manera de hacerlo que a través de la consulta del especialista al que acuden habitualmente", añadió.

El doctor Suárez aseguró que debe tenerse también en cuenta que la infección por VIH afecta al sistema inmunológico y favorece la aparición de tumores, por lo que el tabaco, como agente externo que contribuye al desarrollo de los mismos, "resulta especialmente nocivo en los pacientes con VIH".

"Es posible que complicaciones médicas asociadas al tabaco puedan, a su vez, enmascarar síntomas propios de la infección, por lo que si el paciente deja de fumar va a favorecer un mejor y más rápido diagnóstico de estas complicaciones", comentó este especialista.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter