Ser bilingüe puede ser beneficioso frente al autismo

Niña Con Autismo
FLICKR/CHAMPUSUICIDA
Publicado 16/01/2018 14:51:14CET

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Científicos de la Universidad McGill de Montreal (Canadá) han descubierto que ser bilingüe puede favorecer la flexibilidad cognitiva de los niños con un trastorno del espectro autista, que suelen tener dificultades para cambiar de una tarea a otra.

"Es un hallazgo sorprendente", ha reconocido Aparna Nadig, investigadora principal de este estudio que publica la revista 'Child Development', que reconoce que en los últimos años ha habido un fuerte debate sobre las ventajas del bilingüismo en las funciones ejecutivas.

Algunos investigadores han argumentado que saber dos o más idiomas permite cambiar de uno a otro de forma inconsciente, lo que conlleva un aumento de la flexibilidad cognitiva, pero no hay evidencia científica que demuestre claramente que esto pudiera ser una ventaja en el autismo.

En este trabajo, los investigadores utilizaron un programa informático para evaluar la capacidad para cambiar de tarea de 40 niños de entre 6 y 9 años, de los que la mitad tenían un trastorno autista. Además, la mitad de ambos grupos hablaban dos idiomas.

Inicialmente se pidió a los niños que clasificaran uno de los dibujos que aparecían en la pantalla del ordenador (en este caso, sólo los conejos) según su color (podían ser rojos o azules) y luego se les pidió que pasaran a clasificar todos los dibujos (además de conejos, también salían barcos) por su forma, con independencia del color.

De este modo, los investigadores encontraron que los niños bilingües con autismo tenían un rendimiento significativamente mejor cuando se complicaba la prueba, en comparación con los que sólo hablaban un idioma.

"Es fundamental tener más pruebas sólidas para que las familias tomen decisiones importantes sobre la educación y crianza de sus hijos, ya que a menudo se les advierte que exponer a un niño con un trastorno autista a más de un idioma puede causarles dificultades a la hora de expresarse", ha reconocido Ana María González-Barrero, primera autora del artículo.

Además, pese al pequeño tamaño de la muestra los investigadores creen que la "ventaja bilingüe" que vieron en los niños con autismo tiene implicaciones altamente significativas y debe estudiarse más a fondo. De hecho, planean seguir a los menores incluidos en su estudio durante más tiempo para ver cómo evolucionan a medida que crecen.