El ruido en las salas de pediatría es superior al máximo recomendando por la OMS

Consultas de Pediatría del Hospital de Guadalajara
JCCM - Archivo
Publicado 03/08/2018 17:21:20CET

Los niños durmieron durante 63 minutos menos por noche, con un promedio de 7,5 horas menos, mientras estaban en el hospital que en casa

MADRID, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

El ruido en las salas de pediatría supera el límite máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y es "significativamente más fuerte" que en las habitaciones de sus casas, según un estudio comparativo publicado en 'Archives of Disease in Childhood' y llevado a cabo por la División de Ciencias Experimentales Clínicas, Facultad de Medicina de Universidad de Southampton, y el Southampton Children's Hospital, en Reino Unido.

Asimismo, este ruido de fondo puede estar contribuyendo a un sueño de menor calidad y peor durante una estancia hospitalaria, según los investigadores, ya que los padres y los niños en este estudio registraron más de una hora menos de inactividad que cuando dormían en casa.

Para llevarlo a cabo, los investigadores compararon la duración y la calidad del sueño experimentado por 46 niños y 16 de sus madres en salas generales de niños en un gran hospital y en sus habitaciones en el hogar.

Así, han registrado el sueño de los niños a través de un dispositivo de seguimiento (actígrafo) usado en la muñeca durante alrededor de tres noches en ambos lugares, mientras que los niveles de decibelios se monitorearon usando un sonómetro en la cabecera del niño en el hospital y en el hogar.

La supervisión del nivel de sonido se completó para ocho de los niños en ambos lugares durante al menos una noche. El nivel de sonido promedio registrado en la sala del hospital fue de 48,24 decibeles, llegando a 50,35 decibelios para las camas en las bahías abiertas.

Esto es más alto que el máximo promedio recomendado por la OMS para una sala de hospital de 30 decibelios, alcanzando un máximo de 45 decibeles, y los niveles de ruido de fondo registrados en las habitaciones de los niños de 34,7 decibeles.

Como resultado, los niños durmieron durante 63 minutos menos por noche, con un promedio de 7,5 horas menos, mientras estaban en el hospital que en casa, y sus madres obtuvieron menos de 73 minutos menos, con un promedio de 6 horas y 20 minutos. La calidad del sueño también fue peor cuando estaba en el hospital.