Riesgos cardiacos y demencia, así se relacionan

Corazón y cerebro
GETTY//BPLANET
Publicado 28/02/2017 8:37:45CET

   MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Las personas con riesgos de enfermedad cardiaca en la edad madura, como diabetes, hipertensión o tabaquismo, corren mayor riesgo de sufrir demencia en el futuro, según concluye una investigación que se presenta en la Conferencia Internacional sobre Ictus 2017 organizada por la Asociación Americana de Ictus.

   "La salud de su sistema vascular en la mediana edad es realmente importante para la salud de su cerebro cuando usted es mayor", afirma la investigadora principal, Rebecca F. Gottesman, profesora asociada de Neurología y Epidemiología en la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland, Estados Unidos.

En un estudio en curso que comenzó en 1987 y registró 15.744 personas en cuatro comunidades de Estados Unidos, el riesgo de demencia se elevó a medida que la gente crecía, lo cual no fue una sorpresa, pero los investigadores señalaron que los riesgos de enfermedades cardiacas detectados al inicio del estudio, cuando los participantes estaban entre los 45 y 64 años, tenían un impacto significativo en la demencia posterior.

    La demencia se desarrolló en 1.516 personas durante el análisis y los investigadores encontraron que el riesgo de demencia más adelante en la vida era un 41 por ciento más alto en fumadores de mediana edad que en no fumadores o ex fumadores; un 39 por ciento superior en personas con presión arterial alta (= 140/90 mmHg) en la edad media y un 31 por ciento mayor en aquellas con prehipertensión (entre 120/80 mmHg y 139/89 mmHg) en comparación con quienes tenían presión arterial normal; y un 77 por ciento más alto en diabéticos en la mediana edad que en no diabéticos.

   "La diabetes aumenta el riesgo casi tanto como el factor de riesgo genético más importante conocido para la enfermedad de Alzheimer", subraya Gottesman. En general, el riesgo de demencia fue un 11 por ciento menor en las mujeres, así como superior en personas de raza negra, aquellos con una formación inferior a la educación secundaria, los de mayor edad, los portadores del gen conocido por aumentar el riesgo de Alzheimer, o aquellos con presión arterial alta, diabetes o fumadores en el momento de la evaluación inicial.

PROTEGER EL CEREBRO CAMBIANDO DE HÁBITOS

   Fumar y portar el gen conocido por elevar la probabilidad de Alzheimer eran factores de riesgo más fuertes en los blancos que en los negros, detallan los investigadores. "Si supieras que llevabas el gen que aumenta el riesgo de Alzheimer, sabrías que estás predispuesto a la demencia, pero la gente no piensa necesariamente en los riesgos de la enfermedad cardiaca de la misma manera. Si quieres proteger tu cerebro a medida que envejeces, deja de fumar, cuida tu peso y acude al doctor para que pueda detectar si tienes diabetes o tensión arterial alta y tratarte", aconseja Gottesman.

   Debido a que el 'Riesgo de Aterosclerosis en las Comunidades' es un estudio observacional, el no pudo probar si el tratamiento de los factores de riesgo cardiaco resultará en un menor riesgo de demencia más adelante en la vida. "Lo bueno es que es un estudio a largo plazo y sabemos mucho acerca de estas personas. Datos como estos pueden complementar los datos de ensayos clínicos que analizan el impacto del tratamiento de los riesgos de enfermedades del corazón", concluye Gottesman.

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter