HASTA EL TRIPLE DE PROBABILIDADES

El riesgo de morir por asfixia o ahogamiento, mucho mayor con autismo

Autismo, niño mirando por la ventana.
FLICKR/CRISTINA
Publicado 10/04/2017 12:29:27CET

MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) han descubierto que las personas que sufren un trastorno del espectro autista tienen hasta el triple de riesgo que la población general de sufrir lesiones accidentales que resulten mortales, como asfixias o ahogamientos.

El trabajo, publicado en la revista 'American Journal of Public Health', muestra la necesidad de que padres y cuidadores sean conscientes de este riesgo para reducir en todo lo posible las posibilidades de sufrir lesiones que podrían evitarse, según los autores del estudio, por ejemplo ayudándoles a aprender a nadar lo antes posible.

"Saber nadar podría ser la habilidad de supervivencia más importante para los niños con autismo", ha resaltado Guohua Li, que ha dirigido la investigación.

Hay muchas razones por las que los niños con autismo están en mayor riesgo de sufrir lesiones, entre otras cuestiones porque también tienen más riesgo de trastornos por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Estudios previos ya han encontrado tasas de mortalidad más altas en las personas con autismo pero las causas de estas muertes no habían sido del todo estudiadas pero a veces están relacionados con otros trastornos también presentes, como la epilepsia o depresión que padecen.

Para evaluar qué tipo de lesiones pueden influir en la muerte de personas con autismo, los investigadores analizaron datos sobre casi 40 millones de muertes en Estados Unidos registradas entre 1999 y 2014.

El análisis estadístico permitió identificar un total de 1.367 personas que habían sido diagnosticadas con autismo y, de éstas, 381 habían fallecido como consecuencia de una lesión.

EDAD DE MUERTE DE 29 AÑOS DE MEDIA

Las personas con autismo murieron significativamente más jóvenes, con una media de 36 años frente a los 72 años de media de la población general. Y al entrar en detalle en las muertes por accidente o lesión, la edad media de muerte bajaba hasta los 29 años de media, frente a los 55 de quienes no tenían autismo.

Alrededor del 40 por ciento de las lesiones fatales entre las personas con autismo tuvieron lugar en hogares o instituciones residenciales, y las causas más comunes fueron asfixia o ahogamiento.

Los niños eran quienes tenían más riesgo. Mientras que las personas con autismo tenían una tasa de muerte por lesión accidental tres veces más alta que la población general, en el caso de los menores de 15 años la mortalidad por estas causas era 42 veces mayor.

"Las personas con autismo pueden estar en mayor riesgo de sufrir lesiones debido a dificultades sensoriales y motoras (es decir, dificultades para detectar su entorno o en sus movimientos) lo que puede hacer más difícil para ellos detectar o evitar el peligro", dijo Diana Schendel, profesora de Aarhus Universidad de Dinamarca que estudia las causas de muerte entre los autistas.

"También pueden estar en mayor riesgo debido a problemas de comportamiento que pueden hacer que se comporten impulsivamente o sean hiperactivos", según Schendel, que no participó en el estudio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter