El riesgo de fracturas óseas aumenta un 30% después de una operación de bypass gástrico

Cadera de mujer vista con rayos.
GETTY - Archivo
Publicado 13/08/2018 17:50:56CET

MADRID, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un estudio publicado en la revista 'Journal of Bone and Mineral Research' ha demostrado que el riesgo de fracturas óseas aumenta aproximadamente un 30 por ciento después de una operación de bypass gástrico.

"El bypass gástrico es un método bien establecido que ha demostrado su eficacia para reducir la obesidad, la diabetes y la mortalidad, por lo que nuestros hallazgos no significan que deba dejar de proporcionar este tipo de operaciones", puntualiza uno de los principales investigadores del estudio, Mattias Lorentzon, profesor de Geriatría en la Academia Sahlgrenska de la Universidad de Gotemburgo (Suecia).

El estudio se basa en los registros de 38.971 pacientes que se sometieron a operaciones de bypass gástrico en Suecia, de los cuales 7.758 tenían diabetes y 31.213 no. Los que se habían sometido a la operación se compararon con un grupo igualmente grande de individuos que no habían sido operados y que tenían la morbilidad y los datos de antecedentes equivalentes.

Independientemente del estado de la diabetes, los que habían sido operados tenían aproximadamente un 30 por ciento más de riesgo de fracturas. Las personas sin diabetes tenían un mayor riesgo del 32 por ciento y las personas con diabetes tenían un mayor riesgo del 26 por ciento. El aumento de riesgo se aplica a las fracturas en general, con la excepción de la parte inferior de la pierna, que se producen con menor frecuencia después de la cirugía.

Los resultados se corresponden con investigaciones anteriores en el campo, pero el estudio actual es estadísticamente más sólido debido a su tamaño. Los datos también son más equivalentes, ya que los investigadores se centraron en el método dominante de la cirugía de la obesidad, el bypass gástrico y excluyen otras formas.

Con este tipo de operaciones, se extirpa la mayor parte del estómago y parte del intestino delgado. La comida va directamente al intestino delgado en lugar de pasar por todo el estómago, lo que aumenta la sensación de estar lleno. La persona come menos y la absorción de nutrientes disminuye y conduce a la pérdida de peso.

La hipótesis más común del mecanismo detrás del aumento de las fracturas después de la cirugía de la obesidad ha sido la pérdida de peso y que el esqueleto se debilita por la menor carga. El estudio, en cualquier caso, no muestra una relación entre la tasa de fractura y la pérdida de peso. Sin embargo, se observó un mayor riesgo de caídas después de la cirugía, lo que en sí mismo podría contribuir a un mayor riesgo de fracturas. La pregunta de por qué los individuos que han tenido operaciones caen con más frecuencia, con o sin fracturas como consecuencia, aún no tiene una respuesta clara.

"El hecho de que el riesgo de fracturas aumenta y también parece aumentar con el tiempo significa que será importante seguir a los pacientes, evaluar el riesgo de fractura y, cuando sea necesario, establecer medidas para prevenirlas", concluye Kristian Axelsson, estudiante de doctorado en la Academia Sahlgrenska.