El riesgo de demencia se duplica tras una conmoción cerebral

673541962
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / YACOBCHUK
Publicado 08/05/2018 8:22:33CET

   MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

   La demencia debe unirse a la lista en expansión de posibles complicaciones después de la conmoción cerebral, incluso si el paciente no perdió el conocimiento, dicen investigadores del Instituto Weess para Neurociencias de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) y el Sistema de Atención Sanitaria de Veteranos de San Francisco, en Estados Unidos.

   En su estudio, que rastreó a más de un tercio de un millón de veteranos, se descubrió que la probabilidad de demencia era más del doble después de una conmoción cerebral, informan científicos en un artículo publicado este lunes en 'JAMA Neurology'.

   Después de ajustar la edad, el sexo, la raza, la educación y otras patologías de salud, descubrieron que la conmoción cerebral sin pérdida de conciencia conducía a 2,36 veces el riesgo de demencia. Estos riesgos fueron levemente elevados para aquellos en el grupo de pérdida de conciencia (2,51) y fueron casi cuatro veces más altos (3,77) para aquellos con lesión cerebral traumática de moderada a severa más grave.

   Los investigadores identificaron participantes de dos bases de datos: una lista de veteranos de todas las edades cuyas lesiones cerebrales traumáticas (que incluyen conmoción cerebral o lesión cerebral traumática leve) podrían haber ocurrido durante la vida civil o militar; y el segundo de veteranos que prestaron servicios en Irak y Afganistán, para quienes la mayoría de estas lesiones se habían producido en zonas de combate, como, por ejemplo, en ondas de choque en ráfagas.

   "Los hallazgos en ambos grupos fueron similares, lo que indica que las conmociones cerebrales que ocurren en las áreas de combate estaban tan relacionadas con la demencia como las conmociones que afectan a la población general", dice la primera autora Deborah Barnes, profesora de los departamentos de Psiquiatría, Epidemiología y Bioestadística de la UCSF.

   En total, se siguió a 357.558 participantes, cuya edad promedio fue de 49 años. La mitad había sido diagnosticada con una lesión cerebral traumática, de la cual el 54 por ciento había tenido una conmoción cerebral. El estudio siguió a los participantes durante un promedio de 4,2 años; el 91 por ciento eran hombres y el 72 por ciento eran blancos.

   Entre los veteranos de Irak y Afganistán, la conmoción cerebral se definió como una lesión cerebral traumática leve que produce una alteración de la conciencia y amnesia durante un día o menos, según una evaluación médica exhaustiva. En los otros veteranos, la conmoción cerebral se definió utilizando una amplia lista de códigos de diagnóstico en el registro de salud electrónico.

EL TRAUMA PUEDE ACELERAR LOS TRASTORNOS NEURODEGENERATIVOS

   "Existen varios mecanismos que pueden explicar la asociación entre la lesión cerebral traumática y la demencia", dice la autora principal e investigadora Kristine Yaffe, profesora en los departamentos de Neurología, Psiquiatría y Epidemiología y Bioestadística de la UCSF. "Hay algo sobre el trauma que puede acelerar el desarrollo de afecciones neurodegenerativas. Una teoría es que la lesión cerebral induce o acelera la acumulación de proteínas anormales que conducen a la muerte neuronal vinculada con enfermedades como el Alzheimer. También es posible que el trauma deje al cerebro más vulnerable a otras lesiones o procesos de envejecimiento, pero necesitamos más trabajo en esta área".

   Los resultados del estudio se suman a un volumen de investigación que vincula la conmoción cerebral y otras lesiones cerebrales traumáticas a diversos trastornos psiquiátricos y neurodegenerativos. El mes pasado, investigadores de la UCSF informaron de un vínculo entre la conmoción cerebral y la enfermedad de Parkinson.

   "Nuestros resultados muestran que se necesita hacer más para reducir la probabilidad de lesiones cerebrales traumáticas --plantea Barnes--. En adultos mayores, el ejercicio y las intervenciones multifactoriales pueden limitar los riesgos de caídas, que son la principal causa de lesiones en la cabeza.

    "Para aquellos que experimentan una conmoción cerebral, se aconseja que obtengan atención médica, dejen que se curen y eviten otras conmociones cerebrales. Aunque nuestro estudio no examinó directamente este tema, existe una evidencia creciente de que las conmociones cerebrales repetidas parecen tener un efecto acumulativo", concluye.