La resiliencia contrarresta los efectos del abuso infantil

Resiliencia
GETTY IMAGES / A.J. RICH
Publicado 19/04/2018 8:15:38CET

   MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, han determinado que la resiliencia psicológica tiene un efecto positivo en los resultados de salud para las personas que viven con esquizofrenia. Según sus autores, se trata del primer estudio en evaluar cuantitativamente los efectos de los traumas infantiles y la resiliencia psicológica sobre la salud y la función metabólica en personas que viven con esquizofrenia.

   A nivel mundial, el 1 por ciento de las personas padece esquizofrenia, un trastorno mental grave y crónico que puede afectar a todo tipo de personas y afecta en gran medida la forma en que una persona piensa, siente y se comporta. Los síntomas psiquiátricos generalmente se tratan con medicamentos antipsicóticos; sin embargo, las personas con esquizofrenia también son más vulnerables a trastornos físicos, como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y la muerte prematura.

   Aunque la causa de la esquizofrenia no se conoce del todo, el trastorno está relacionado con factores de riesgo genéticos y ambientales, incluida la adversidad infantil. Los hallazgos de este nuevo trabajo se publican en la edición digital de este martes de la revista 'Journal of Clinical Psychiatry'.

   "En este estudio, encontramos que las personas que viven con esquizofrenia con antecedentes de adversidad infantil grave y niveles elevados de resiliencia psicológica tienen salud y biomarcadores de resistencia a la insulina similares a los de los participantes no psiquiátricos (NC) con adversidad grave y niveles bajos de capacidad de recuperación", dice el autor principal, Dilip V. Jeste, profesor distinguido de Psiquiatría y Neurociencias y director del Centro para el Envejecimiento Saludable de la UC San Diego.

A MAYOR RESILIENCIA, MEJOR SALUD FÍSICA, MENTAL Y BIOMARCADORES METABÓLICOS

   "Lo que es aún más sorprendente es la observación de que en ambos grupos (aquellos con esquizofrenia y NC), las personas con altos niveles de resiliencia tenían en general una mejor salud física y mental y biomarcadores metabólicos", subraya este investigafor.

   La doctora Ellen Lee, primera autora e investigadora en la UC San Diego, describió la resiliencia como "un rasgo psicológico que ayuda a las personas a sobrellevar y superar las adversidades o dificultades de diferentes tipos". "Es esencialmente un rasgo de personalidad que es parcialmente genético, pero está también determinado por una variedad de experiencias sociales y de vida", destaca.

   Jeste dice que debería ser posible mejorar algunos de los efectos negativos de las adversidades asociadas con la esquizofrenia. "Hay una variedad de intervenciones que mejoran la resiliencia que existe en una variedad de entornos. Los militares han estado usando entrenamiento de resiliencia durante años para mejorar este rasgo en los soldados antes de que se dirijan a la guerra. Otras intervenciones que mejoran la resiliencia incluyen mindfulness, meditación y psicología positiva", explica.

   El equipo de investigación evaluó datos de 114 participantes con esquizofrenia y 101 sujetos de comparación no psiquiátricos entre las edades de 26 y 65 años. Los participantes fueron reclutados del área más grande de San Diego. El abuso infantil se evaluó con el Cuestionario de Trauma Infantil, una escala de 25 ítems que evalúa el abuso o la negligencia emocional, física y sexual que se vivió en la niñez.

   Jeste y sus colegas usaron la escala de resiliencia Connor-Davidson de 10 ítems para medir la resiliencia, utilizando factores como la resistencia ("la capacidad de enfrentarse a los cambios y la adversidad") y la persistencia ("esforzarse al máximo a pesar de las circunstancias adversas").

   Los biomarcadores metabólicos de mayor interés para el equipo de investigación fueron la Evaluación del Modelo Homeostático de la Resistencia a la Insulina (HOMA-IR) y la hemoglobina A1C. Estos fueron seleccionados por su capacidad para indicar problemas de salud, como diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares que son comunes en personas que sufren esquizofrenia.

   Además, las medidas de abuso y resiliencia infantil se basaron en el autoinforme de los participantes; sin embargo, estos han sido previamente validados en otros estudios y se usan comúnmente. Jeste también advirtió que los resultados de este trabajo transversal deberán replicarse en una investigación longitudinal.

   "El descubrimiento de que la capacidad de recuperación puede desempeñar un papel de protección o de afrontamiento en personas con esquizofrenia ofrece a los médicos la oportunidad de utilizar intervenciones no farmacológicas en el tratamiento --plantea Jeste--. La alta capacidad de recuperación podría tener un papel importante en la mejora de los resultados de salud para las personas que viven con esquizofrenia. Las intervenciones, como el entrenamiento de resiliencia, podrían combinarse con otras terapias, permitiendo planes de tratamiento más completos".