'The American Journal of Cardiology'

La rehabilitación tras un problema cardiaco también beneficia a los pacientes más mayores

Actualizado 26/07/2013 13:41:04 CET

MADRID, 26 Jul. (Reuters/EP) -

Los programas de rehabilitación con pacientes que ha sufrido un problema de corazón basados ejercicios ayuda a la recuperación del paciente, incluso a los más ancianos, según un nuevo estudiorealizado por investigadores de la Wake Forest University Centro Médico Bautista en Winston-Salem, Carolina del Norte (EEUU).

"Desafortunadamente, hay algunas personas que creen que algunos pacientes son demasiado viejos para entrar en este tipo de programas. No creemos que sea así, sino todo lo contrario", ha señalado el doctor Killian Robinson , uno de los autores del estudiopublicado recientemente en 'The American Journal of Cardiology'.

Los programa de rehabilitación cardiaca se prescribe a pacientes que han sido intervenidos de un problema del corazón, y, por lo general, consiste en regresar al hospital varias veces por semana durante unos meses para realizar ejercicio supervisado, además de seguir tomando medicamentos que controlan los factores de riesgo relacionados con el corazón y cambiando sus hábitos de vida.

La rehabilitación cardiaca es probablemente el secreto mejor guardado en la medicina cardiovascular en la actualidad. Está subutilizada para aquellos que son elegibles para el programa, y, sobre todo, poco utilizado para los adultos mayores", ha añadido el doctor Randal Thomas, director de la Clínica de Salud Cardiovascular de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota (EE.UU), que no ha participado del estudio.

Se estima que sólo alrededor del 30 por ciento de los pacientes elegibles asisten a un programa de rehabilitación cardíaca, aunque uno de los motivos que se barajan ante la falta de asistencia a estos programas es la dificultad para encontrar un hospital cercano a su residencia donde poder realizarlo.

Para ver si la rehabilitación cardíaca puede ayudar a los pacientes mayores tanto como las personas más jóvenes, Robinson y sus colegas recolectaron información sobre el peso de los pacientes, la calidad de vida, las capacidades de ejercicio, la presión arterial y el colesterol antes y después de un programa de rehabilitación. En concreto se estudiaron a 1,112 pacientes con problemas de corazón, de ellos 79 tenían más de 80 años de edad. Al final del estudio, tras 36 sesiones de rehabilitación, todos los pacientes mejoraron sus datos de control.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter