La regulación genética alterada, más extendida en el cáncer de lo esperado

ADN, genes, genética
PIXABAY - Archivo
Publicado 11/07/2018 7:17:57CET

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un estudio a gran escala proporciona nuevos conocimientos sobre los mecanismos que pueden conducir al cáncer. Puede suceder cuando los genes mutan, pero el cáncer también puede ocurrir cuando cambian las regiones genéticas implicadas en la regulación de la expresión génica. En este trabajo, los investigadores utilizaron datos de secuenciación del genoma completo para analizar todos los genes de 1.448 cánceres de 18 tipos diferentes para identificar genes cuya expresión se alteró, no por mutación, sino como resultado de cambios en las regiones genéticas que los regulan.

"El genoma incluye genes (secuencias de ADN que codifican las proteínas que mantienen nuestro cuerpo funcionando) y regiones reguladoras adyacentes a genes, que son secuencias de ADN que regulan la expresión génica", explica el autor de este trabajo, el doctor Chad Creighton, profesor asociado de Medicina y miembro de la División de Bioestadística del Colegio Baylor de Medicina del Centro de Cáncer Dan L Duncan, en Estados Unidos.

"En los viejos tiempos, los científicos pensaban que las regiones reguladoras representaban el ADN 'basura' porque no producen proteínas, pero de hecho juegan un papel crítico. Existe una intrincada red de moléculas reguladoras que afectan a los genes que se expresan", señala este investigador, cuyo estudios se detalla en la revista 'Cell Reports'.

El cáncer puede desarrollarse debido a mutaciones que ocurren dentro de un gen codificador de proteínas y, como resultado, anulan o modifican la función de esa proteína. El cáncer también puede desarrollarse debido a reordenamientos estructurales, que son pedazos de ADN que saltan de una parte del genoma a otra y provocan la reorganización de muchos genes.

"Encontramos que los reordenamientos estructurales pueden ocurrir dentro de los genes que codifican proteínas y alteran la función de la proteína --dice Creighton--. Los reordenamientos también pueden darse dentro de las regiones reguladoras, y aunque no afectan a los genes codificadores de proteínas en sí mismos, pueden alterar dramáticamente su expresión. Por ejemplo, los reordenamientos estructurales pueden desactivar los genes supresores de tumores, como p53 y PTEN, o cambiar en oncogenes como TERT, que promueve el crecimiento del cáncer".

REORDENAMIENTOS ESTRUCTURALES

En este estudio, trabajando con Cancer Genome Atlas, un conjunto de datos públicamente disponibles que permite a los investigadores observar lo qué tienen en común muchos tipos de cáncer, Creighton y sus colegas analizaron una gran colección de casos de pacientes: 1.448 cánceres de 18 tipos diferentes. Buscarono identificar más genes cuya expresión fue alterada como resultado de reordenamientos estructurales dentro de las regiones genéticas reguladoras.

Creighton y sus colegas descubrieron que varios cánceres sin alteraciones dentro de genes específicos implican reordenamientos estructurales que pueden estar afectando a la expresión de esos mismos genes. Identificaron cientos de genes para los cuales los reordenamientos estructurales en sus regiones reguladoras se asociaron con la expresión alterada del cáncer.

"Sabíamos de genes individuales que están desregulados por la reorganización estructural de las regiones reguladoras, pero fue sorprendente ver esto como un fenómeno más extendido de lo que esperábamos --afirma Creighton--. No creo que esto haya sido visto tan profundamente antes, así que esto se suma al cuerpo de conocimientos actual. Nuestro siguiente paso es llevar a cabo la secuenciación del genoma completo a una resolución más alta para encontrar aún más genes ligados al cáncer que se ven afectados por este mecanismo".