Contador

MEDIA DE UNA VISITA SEMANAL

Las recompensas por hacer ejercicio no son suficientes para acudir al gimnasio regularmente

Gimnasio
PEDRO ZAMORANO
Publicado 04/08/2017 12:12:53CET

   MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Cuando alguien se apunta al gimnasio lo hace pensando en que acudirá con regularidad, sin embargo, luego la realidad no es la misma, tanto que incluso, aún dándoles recompensas por hacer ejercicio, no se consigue que quienes han pagado visiten este más de dos veces por semana, tal y como ha demostrado un estudio de la Case Western Reserve University.

   Para visitar el gimnasio nueve veces en total durante el estudio (un promedio de 1,5 veces por semana en seis semanas), a los participantes se les prometió una de tres recompensas: una tarjeta regalo de unos 25 euros (30$) en Amazon; un artículo de premio (una licuadora de valor equivalente); o una tarjeta regalo de Amazon de unos 50 euros (60$). Un grupo de control recibió una tarjeta de regalo de 25 euros en Amazon independientemente de la frecuencia con la que lo visitaron (el valor de los incentivos se basaba en lo que los gimnasios podían ofrecer).

   Los participantes con incentivos mostraron un "ligero" aumento en las visitas al gimnasio en la sexta semana -la última oportunidad de hacer suficientes visitas para ganar su premio-, pero estos solo hicieron 0,14 visitas más por semana que los que no tenían recompensa. Igualmente, después de la primera semana, el 14 por ciento no volvió a visitar el gimnasio.

   En términos generales, a pesar de que los nuevos miembros del gimnasio tenían la intención de acudir tres veces por semana, terminaron haciendo una media de una visita semanal. Además, casi el 95 por ciento de los que participaron dijo que esperaba visitar el gimnasio más de una vez por semana y, sin embargo, al final del tercer mes, solo un tercio de estos lo había conseguido.

   "Ellos querían hacer ejercicio regularmente y, sin embargo, su comportamiento no ha coincidido con su intención, ni siquiera con una recompensa", ha explicado la profesora asistente de economía de la Weatherhead School of Management y coautora del estudio, Mariana Carrera. "La gente pensaba que ganar el incentivo sería fácil, pero eran demasiado optimistas sobre la frecuencia con la que iban", ha añadido.

   Los investigadores pensaron que incluir un premio podría crear un 'sentimiento de propiedad' y demostrar ser algo motivador para quien se apuntaba al gimnasio, ya que no alcanzar el número de visitas previsto podría entenderse como una derrota. Sin embargo, aunque esto indujo a que se realizan "unas pocas" más de visitas, la diferencia fue "insignificante".

   "Tal vez la motivación interna que hace que una persona comience en el gimnasio no tiene relación con lo que los impulsa a ganar incentivos financieros. Lo que está claro era que no había complementariedad en reunir estas dos motivaciones juntas", ha concluido Carrera.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter