¿Se puede prevenir la fimosis?

Fimosis, pene
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / NITO100
Publicado 20/04/2018 8:44:34CET

   MADRID, 20 Abr. (EDIZIONES) -

   La punta del pene está cubierta por una piel que se llama prepucio. Ésta normalmente puede echarse hacia atrás y dejar a la vista toda la punta del pene sin piel, el 'glande', según explica la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC). "En la fimosis la punta del prepucio es estrecha y no puede retirarse hacia atrás, lo que impide que se pueda ver completamente la punta del pene", añade.

Esta estrechez de la piel puede considerase normal hasta los 3 años. A medida que el niño crece se podrá ir retirando la piel completamente, hasta que ésta baja sin dificultad. En una entrevista con Infosalus, el doctor Manuel Díaz Soto, especialista en urología y andrología del Hospital Victoria Eugenia de Sevilla, de Cruz Roja Española, reseña que la fimosis tiene lugar cuando esa apertura impide descubrir el glande parte o totalmente.

   "Se debe a casos que en los que el paciente tiene el prepucio muy largo y estrecho de forma natural, ya de nacimiento. A lo largo de la vida se adquieren por procesos infecciosos o inflamatorios. Se da sobretodo en pacientes con algunas enfermedades como la diabetes", indica.

   De hecho, sostiene que puede aparecer en cualquier momento de la vida, desde el que el niño nace hasta en la edad adulta. "Se operan a muchas personas mayores que cuando envejecen y si son diabéticos, por ejemplo, se produce un estrechamiento del mismo y hay que operar", añade.

   No obstante, dice que lo más frecuente es que se diagnostique de pequeño, momento en el que pueden surgir también una serie de 'adherencias' o bolitas de grasa que favorecen la aparición de la fimosis. "A veces parte de la piel del prepucio que esté encima del glande se pega a éste, lo que impide también que la piel se pueda retirar del todo hacia atrás, a esto se le llaman adherencias", señala en este sentido la SEMFYC.

   El tratamiento de la fimosis es una operación sencilla en la que se extirpa la piel del prepucio. Es recomendable cuando la fimosis es muy cerrada, da problemas o dificulta la higiene, según precisa. No obstante, antes de llegar a ese punto, el doctor Díaz Soto sostiene que puede prevenirse a través de la higiene, tanto en la etapa infantil como en la edad adulta.

CÓMO PREVENIRLA

   Así, desde SEMFYC aconsejan en niños menores de 3 años lavar el pene con agua y jabón, y no realizar maniobras forzadas para intentar bajar la piel. "El 90% de las fimosis desaparecen antes de los 3-4 años", asegura.

   En niños de más de 3 años, y si la fimosis no se ha solucionado espontáneamente, ven conveniente consultar con el médico por si debe realizar tratamiento con cremas y maniobras suaves para intentar bajar la piel. Si a pesar de ello persiste la fimosis, en ocasiones dicen que se puede esperar a operar hasta que el niño tenga 5-7 años, ya que existe la posibilidad de que la fimosis se solucione sola.

   Si hay adherencias que no permiten retirar la piel, el médico deberá indicara las maniobras para despegarlas y cómo y cuándo realizarlas. "Éstas deben ser siempre muy suaves y sin forzar la piel, para evitar hacer heridas o fisuras", resalta.

   Además, advierte de que hay que consultar al médico cuando se tiene más de 3 años y no se ha solucionado la fimosis; si el pene duele, está rojo o inflamado; si le escuece o siente dolor al orinar; y si al orinar el prepucio se llena de orina y parece un saco.

LA PARAFIMOSIS

   En este contexto, el doctor Díaz Soto alerta sobre el riesgo de que un paciente con fimosis mantenga relaciones, ya que se puede producir una parafimosis, y que en el momento de tener la relación el prepucio se vaya hacia atrás y después no pueda volver hacia delante. "Se hace de esta manera un estrangulamiento en la zona del glande y se tiene que acudir a urgencias. Es bastante recurrente. Al tener una relación sexual el prepucio se le viene hacia atrás. Es forzado y el problema es que se forma un edema, y sólo se puede operar", advierte.

   Desde SEMFYC aconsejan en estos casos colocar una bolsa con hielo o paños mojados con agua fría sobre el glande durante unos 10-20 segundos. "Si lleva poco tiempo puede intentar con los dedos índices tirar de la piel del prepucio hacia arriba mientras empuja con ambos dedos pulgares el glande hacia abajo, para que vuelva a su situación normal. Para esta maniobra también puede utilizar vaselina para que la piel roce menos. Si no se resuelve, no insista. Consulte urgentemente con su médico", recomienda.

   Por último, el especialista en urología y andrología del Hospital Victoria Eugenia de Sevilla, de Cruz Roja Española llama la atención sobre el hecho de que en determinadas poblaciones como la judía, por razones culturales y religiosas, a todos los recién nacidos se les corta el prepucio, lo que se conoce como 'circuncisión'. Es en estas poblaciones donde la incidencia de cáncer de pene es cero, al estar circuncidada.

    "El que se forme un cáncer en esa zona se forma en la edad adulta, a partir de los 50-60, y porque se ha formado una fimosis dado que el paciente no hace una buena higiene, y se forma una úlcera que puede generar en el cáncer", advierte.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.