Lleva al consumismo

El psiquiatra Fernando Sarrais afirma que "vivimos como marionetas emocionales sin conocer nuestro mundo interior"

El psiquiatra y profesor de la Universidad de Navarra Fernando Sarráis
EP/UNIVERSIDAD DE NAVARRA
Publicado 13/03/2017 9:49:48CET

PAMPLONA, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

"Cada vez hay más personas que viven como marionetas emocionales y actúan a impulsos reaccionando afectivamente a los estímulos externos sin pensar si es la forma adecuada de comportarse". Así lo ha indicado el psicólogo, psiquiatra y profesor de la Universidad de Navarra, Fernando Sarráis, que ha afirmado que "esta manera de vivir, emocionalmente reactiva a los sucesos del entorno, lleva a muchas personas a ser consumistas, sumisas a las modas y costumbres, dependientes emocionalmente y, en muchos casos, adictas a cosas que hacen sentirse bien pero quitan la libertad necesaria para ser felices".

Fernando Sarráis acaba de publicar 'Las claves para entender la afectividad', un libro para ayudar a entender cómo surgen las emociones y los sentimientos positivos y negativos en cada persona, y cómo influyen en el funcionamiento psíquico y en la conducta.

Según este especialista, "en la actualidad, al estar el foco de atención puesto en el mundo exterior y con el avance de las nuevas tecnologías, los jóvenes saben muchas cosas de la vida, pero llama la atención el escaso conocimiento que tienen de sí mismos, de las motivaciones de su conducta". "Por ello, se quedan en saber cómo se sienten, piensan, perciben, imaginan, recuerdan y actúan en cada momento pero no saben la causa ni las consecuencias sobre su manera de vivir", explica.

El profesor de la Universidad de Navarra afirma que "una persona auténtica es aquella que vive como piensa". "Para ello hay que pensar antes de actuar, pues lo contrario supone actuar a impulsos de los afectos que surgen en respuesta a estímulos ambientales", continua el psicólogo que advierte que este último modo de vivir hace a la persona "impulsiva, inestable, inconstante y voluble. Y lo auténtico, lo propio del ser humano, es ser racional y libre".

En el libro, el psiquiatra y psicólogo habla acerca de la importancia que tiene el buen conocimiento de la propia afectividad y del equilibrio jerárquico que debe existir entre esta con la voluntad y la inteligencia, para lograr una personalidad madura y feliz. "La educación ha venido dejando en el olvido la importancia del mundo interior, del equilibrio psicológico entre razón, voluntad y afectividad de la personalidad madura y positiva, que es la variable personal más relacionada con la felicidad", subraya.

Según el autor del libro, publicado por ediciones Teconté, "lo que hace feliz a una persona es lo bueno, bello y verdadero, que cuesta conseguirlo y requiere un esfuerzo continuado por lograrlo". "Solo las personas con una fuerte voluntad siguen luchando por los grandes objetivos que hacen verdadera y profundamente felices a las personas. Para lograr esa virtud de la voluntad es conveniente empezar a realizar actos de fortaleza desde muy niños y perseverar en ellos toda la vida", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter