Las pruebas tiroideas universales podrían reducir los problemas en el embarazo en algunos casos

Mujer, médico, consulta, tiroides, garganta, ganglios
COM SALUD - Archivo
Publicado 25/05/2018 7:16:33CET

   MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

   Las pruebas universales para la función tiroidea en mujeres embarazadas podrían reducir los abortos espontáneos y los efectos negativos del desarrollo neurológico para el bebé, pero también pueden poner en riesgo los embarazos saludables al prescribir medicamentos innecesarios a las madres.

   El debate 'Las mujeres embarazadas deben someterse a exámenes de detección de hormonas tiroideas y anticuerpos' se celebrará en Barcelona en la reunión anual de la Sociedad Europea de Endocrinología (ECE) 2018, donde dos expertos opinan sobre si todas las mujeres embarazadas deben someterse a una prueba de función tiroidea anormal o si solo debería ofrecerse a madres de alto riesgo.

   La función tiroidea materna durante el embarazo es importante para el crecimiento normal y el desarrollo del niño. Las anormalidades en la función tiroidea como niveles altos o bajos de la hormona tiroidea o autoinmunidad contra la glándula tiroides son comunes durante el embarazo y se han vinculado con resultados precarios en la gestación, incluido un mayor riesgo de aborto espontáneo y efectos negativos en el desarrollo del cerebro del bebé.

Estudios previos han investigado cómo las anormalidades leves de tiroides afectan al embarazo con resultados contradictorios; mientras que algunos estudios han hallado que los cambios en la tiroides están asociados con efectos perjudiciales tanto para el niño como para la madre, otros no han encontrado vinculación.

   La mayoría de las pautas médicas no recomiendan las pruebas tiroideas universales; en cambio, aconsejan realizar pruebas solo a pacientes de alto riesgo. Sin embargo, muchos doctores y pacientes sienten que este enfoque específico pasa por alto muchos casos de función tiroidea anormal y defienden que las pruebas universales son una estrategia mejor.

   El doctor Kristien Boelaert, de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido, propone un cribado universal que podría ayudar a detectar problemas de tiroides que actualmente se pasan por alto en hasta 75 por ciento de los embarazos y hace hincapié en que el método podría ser fácilmente aplicable y es mucho más rentable.

   "Al igual que en la presión arterial, la función tiroidea es un continuo y debe controlarse para comprender qué es lo normal en cada caso. No está claro el punto en el que se debe iniciar el tratamiento, por lo que deben establecerse programas de detección --apuesta Boelaert--. La función tiroidea anormal es fácilmente detectable y puede tratarse de forma efectiva y económica".

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE LA DISFUNCIÓN TIROIDEA

   En el otro lado del debate, la profesora Brigitte Velkeniers, de la 'Vrije Universiteit Brussels', en Bélgica, dice que la evidencia de mejores resultados de embarazo después del tratamiento de anomalías tiroideas leves es débil y se basa en estudios mal diseñados. Además, "normal" para las hormonas tiroideas es un rango, por lo que determinar si los niveles son altos o bajos será complejo y requerirá un seguimiento a lo largo del tiempo.

   "Por supuesto, la disfunción tiroidea, como hiper o hipotiroidismo, debe diagnosticarse y tratarse. Aunque pequeños cambios en la actividad tiroidea se han relacionado con resultados negativos del embarazo, la asociación no significa causa. La edad, el índice de masa corporal (IMC) o el estado de tabaquismo de la futura madre pueden afectar negativamente al embarazo y también se vinculan con cambios leves en la tiroides. Por lo tanto, el uso de medicamentos para atacar estos cambios en la función tiroidea puede estar solucionando el problema equivocado", dice Velkeniers.

   "Además, a veces se puede detectar la autoinmunidad tiroidea a pesar de que la glándula tiroides funciona normalmente. Cuando se usan medicamentos para tratar variaciones leves en la actividad tiroidea, no está claro si los beneficios potenciales superan el posible daño", agrega.

   Se necesita más investigación para establecer la actividad normal de la tiroides durante el embarazo, y ambos expertos coinciden en que los aspectos prácticos del cribado universal necesitarían más análisis para establecer qué etapas de las pruebas de embarazo deberían realizarse y quién debería asumir la responsabilidad del proceso de evaluación.