Proteger los ojos en la práctica de deportes de nieve evita quemaduras en córnea, retina y cristalino, según expertos

Actualizado 22/01/2010 14:04:01 CET

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

Exponerse al sol sin protección durante la práctica de deportes en la nieve puede originar importantes quemaduras en córnea, retina y cristalino, provocando queratoconjuntivitis, úlceras crónicas y la aparición prematura de cataratas, según alertaron hoy expertos del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de España (CNOO).

Al respecto, recuerdan que a altitudes elevadas, la capacidad de protección de la atmósfera es mucho menor que en zonas bajas, de hecho se estima que por cada 1.000 metros de altura, el efecto dañino de la radiación solar aumenta un 15 por ciento.

Además, advierten de que la radiación reflejada por los cristales que forman la nieve es mucho mayor, ya que refleja el 80 por ciento de los rayos ultravioleta. "A esto hay que sumarle que permanecer durante varias horas al aire libre practicando este tipo de deportes aumenta también los riesgos para los ojos", añade.

Por otra parte, indican que el uso de gafas que no disponen de los filtros adecuados para evitar el paso de la radiación ultravioleta a los ojos pueden provocar algunos dolores intensos de cabeza, conjuntivitis y fotofobias anormales, como intolerancia y temor anormal a la luz. Estas lesiones no aparecen enseguida, sino después de algunos años, y en la mayoría de los casos son irreversibles.

Respecto a la protección en niños, Juan Carlos Martínez Moral, decano del CNOO, indico que "hasta los 18 años, el cristalino no se ha terminado de formar, por lo que durante la práctica del esquí u otros deportes de nieve deben usar siempre gafas que les protejan adecuadamente de la radiación solar".

LA ESTÉTICA NO PROTEGE.

Por otra parte, recuerda que en el caso de las gafas de esquí se pueden encontrar en una amplia variedad de colores, pero para elegirlas recuerda que no hay que guiarse por el aspecto estético o por la moda, sino por los beneficios que tienen que aportar a la salud visual.

Así, aconsejan dejarse asesorar por un óptico-optometrista colegiado y en un establecimiento sanitario de óptica. Aunque, recordar que las más adecuadas para las condiciones de nieves son las que tienen lentes marrones ya que mejoran los contrastes, no altera los colores naturales, produce menos cansancio ocular y es el que reduce mejor el deslumbramiento.

En cuanto al filtro más adecuado, señalan que el mejor es el número 4, que ofrece la capacidad de absorción de radiación solar UVB-UVA más alta (92-97%). Este filtro está especialmente concebido para la nieve, incluso en altitudes superiores a 3.000 metros. No obstante, la elección de la categoría del filtro dependerá también de la sensibilidad al sol que tenga el usuario: generalmente, cuanto más claro es el color de los ojos, más sensibles suelen ser.

Sobre el tipo de pantalla, recuerda que la hay simple y doble. Las gafas de pantalla simple cuentan con un tratamiento anti-vaho sólo por la cara interna, mientras que las de pantalla doble dejan un espacio de aire entre las dos pantallas para evitar la formación de vaho.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter