DÍA MUNDIAL DE LA VISIÓN

Las principales causas de pérdida de agudeza visual son las cataratas, el glaucoma y la retinopatía diabética

Cirugía láser, hospital, hospitales
EUROPA PRESS
Publicado 13/10/2016 13:15:42CET

MADRID, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

La principal preocupación de los pacientes que acuden a una revisión de Oftalmología es la pérdida de agudeza visual y las principales causas de disminución de esta en el mundo desarrollado son tres: las cataratas, el glaucoma y la retinopatía diabética tal y como apunta la doctora y especialista en Oftalmología del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, Amparo Carrero.

La catarata, como señala la doctora Carrero, no es una patología, sino una opacificación del cristalino que ocurre por el paso de los años. El tratamiento siempre es quirúrgico, una intervención ambulatoria que se lleva a cabo con ultrasonidos. En caso de cataratas incipientes, si el paciente tiene buena visión, habrá que esperar manteniendo controles periódicos.

El glaucoma se produce por un defecto en el drenaje del humor acuoso; el líquido se acumula en el interior del ojo, sube la tensión ocular y ello afecta a las fibras del nervio óptico. Se produce una pérdida del campo visual periférico, que se va estrechando hasta producir, en caso de no tratarse, lo que se denomina 'visión en escopeta'. "Es una patología muy traicionera, porque no duele, no avisa; la población de riesgo serían los mayores de 40 años o las personas con antecedentes familiares", señala la doctora Carrero. En este caso el tratamiento ideal es la prevención, de ahí la necesidad de realizarse chequeos periódicos.

La retinopatía diabética aparece en pacientes diabéticos que no tienen la glucemia bien controlada. En este caso, el tratamiento pasa por establecer un control multidisciplinar con el endocrino y los médicos que asistan al paciente, así como seguimiento oftalmológico para valorar el tratamiento con láser en la retina, en caso necesario. También es necesario vigilar la aparición de glaucoma y el desarrollo de cataratas, ya que estos pacientes pueden requerir una cirugía más temprana.

LA PREVENCIÓN ES ESENCIAL

En un chequeo básico se aborda, en primer lugar, la agudeza visual: "el optometrista gradúa al paciente y chequea las gafas, si las lleva", apunta la doctora Carrero. El siguiente paso es la exploración en consulta, durante la cual se hace una toma de tensión ocular y se hace una exploración del fondo de ojo.

Las revisiones oftalmológicas son necesarias para toda la población, especialmente para los mayores de 40 años, ya que sirven para detectar posibles problemas y proteger, así, la calidad visual con antelación. También en el caso de los niños es recomendable, especialmente cuando empiezan el colegio, a los 3 años, y posteriormente coincidiendo con las revisiones pediátricas pautadas.

Este jueves se celebra el Día Mundial de la Visión. Según la Organización Mundial de la Salud, en el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales 39 millones son ciegas y 246 millones presentan baja visión.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter